notitle
notitle

Mónica Delta,Opina.21mdelta@peru21.com

Esta vez no es en el Perú ni con los peruanos. Es en el nacionalista México, donde un sector estudiantil y una periodista de prestigio como Carmen Aristegui la acusan de haber "montado un show" con la tragedia a consecuencia de las graves inundaciones registradas en Cayuca de Benítez, estado de Guerrero, en donde perecieron ochenta personas.

Este sector de mexicanos se ha indignado al ver a Laura, vestida como rescatista y utilizando un helicóptero de una entidad gubernamental, por lo que, incluso, la Aristegui ha asegurado que podría ser denunciada por usurpación de funciones.

Es cierto que la vida de Laura es y seguirá siendo un espectáculo. Pero no es menos cierto que si se puso el mameluco naranja y usó una nave del gobierno de ese país, es porque las propias autoridades mexicanas le facilitaron todo a la conductora de Televisa.

Laura parece estar asustada con la reacción de los jóvenes y las redes sociales en ese país que, al fin de cuentas, no es el suyo. Es más, ha cambiado de estrategia para con su acusadora. La pregunta es: ¿superará la rabia de los estudiantes mexicanos? ¿Esta circunstancia volverá a ser un punto de inflexión en su polémica vida mediática? Todo depende. Si su programa, por este nuevo escándalo, se beneficia con la sintonía, Televisa la seguirá respaldando y apapachando.

Si eso no ocurre, la cosa se oscurece para la 'señorita' Laura. Sin embargo, de peores situaciones ha salido Bozzo. Recordemos que cuando estaba con arresto domiciliario en el Perú, Telemundo continuó contratándola, evidentemente no por su 'linda cara' sino porque el programa tenía seguidores y era rentable. Así que el futuro de la siempre controversial Bozzo dependerá de los ratings.