notitle
notitle

Santiago Pedraglio,Opina.21spedraglio@peru21.com

El presidente no ofreció ningún viraje, como se lo reclaman las encuestas y la calle. Su discurso fue previsible. Enumeró sus más importantes logros y anunció iniciativas –ojalá en serio– para modernizar la refinería de Talara. No obstante, se trató de un discurso políticamente plano, sin que precisara los objetivos de su tercer año de gestión. Como comentó el economista Élmer Cuba en Canal 7, el presidente dio una larga lista de "insumos", pero no precisó qué quiere hacer con ellos, cuáles son los objetivos que busca alcanzar, por ejemplo, en el esfuerzo por cerrar la brecha de infraestructura o en relación con el sector Salud.