Paremos esta matanza

“¡Cuatro años y nada ha pasado! La gestión castañedista ha gobernado a ritmo de cálculo político y alianza con la informalidad asesina, por lo que cada vez hay menos fiscalización en las calles”.

Luis Castañeda Lossio (Perú21)

Luis Castañeda Lossio (Perú21)

Luis Castañeda Lossio (Perú21)

Luis Castañeda Lossio (Perú21)

Augusto Rey
Augusto Rey

Es una historia que ya conocemos: negligencia, velocidad excesiva y un chofer de combi manejando rabiosamente. La carrera imprudente entre dos combis asesinas, de nuevo, terminó con la vida de una persona. Esta vez fue un limeño de 45 años que estaba parado en una vereda de Magdalena.

Como en tantas otras ocasiones, el conductor culpable tiene un largo historial de multas, manejaba una combi sin autorización para circular en Lima y el consorcio que se supone dueño del vehículo no lo reconoce como suyo. Afirman que es una combi pirata, a pesar de que opera con los colores y el logotipo exactos que ellos usan. La empresa se llama Consorcio Grupo Uvita, para que la tengan bien registrada.

Las calles se llenan de sangre todos los días y nadie se inmuta. Al menos una persona muere a diario por accidentes de tránsito en la capital. Pongamos eso en perspectiva: nada mata más en Lima, pero pareciera que nos hemos vuelto inmunes a esta cruda realidad. ¿Hasta cuándo? No es normal que el año pasado murieran más de 500 limeños mientras recorrían las calles de la ciudad. No puede ser normal.

Muchos miran para otro lado. Los demás se lavan las manos. Comenzando por las empresas que hacen millones de soles con la informalidad y la Municipalidad de Lima que ha dejado pasar cuatro años más sin cambiar esta situación. ¡Cuatro años y nada ha pasado! La gestión castañedista ha gobernado a ritmo de cálculo político y alianza con la informalidad asesina, por lo que cada vez hay menos fiscalización en las calles. La consecuencia es que ya van casi 200 muertes este año.

Todo esto necesita una reacción mucho más contundente para romper esta normalización de la precariedad e inseguridad. Despertemos. Que no sea muy tarde. La siguiente víctima es cualquiera.

Leer comentarios ( )

Ir a portada