OÍDOS SORDOS. Jefe de Estado solo critica el pasado. (Heiner Aparicio)
OÍDOS SORDOS. Jefe de Estado solo critica el pasado. (Heiner Aparicio)

Un verdadero papelón protagonizó ayer el presidente Ollanta Humala porque, mientras defendía su programa social emblemático Qali Warma, en la misma región Arequipa –donde desarrollaba actividades– se conoció de otra denuncia por el mal estado de los alimentos que se distribuyen a los niños.

En Camaná, el jefe de Estado instó a los padres de familia "a defender este programa porque los tiempos de la corrupción del Pronaa ya pasaron".

Humala sostuvo que, a diferencia de lo que ocurría con el Pronaa, donde existían cinco o seis proveedores, ahora se han creado comités para que distribuyan alimentos que se producen en cada una de las zonas. Agregó que, de esta manera, el Gobierno trata de desarrollar los mercados locales de productos.

Pero casi en simultáneo, en el colegio Roosevelt, de la localidad arequipeña de Tiabaya, personal del Minsa inmovilizó 50 cajas de leche de soya –con 40 bolsas en cada una– en aparente estado de descomposición y que iban a ser distribuidas a 320 alumnos en los próximos días.

Según se informó, desde que llegó al lugar, el personal del Minsa detectó el mal estado del producto por el olor.