notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Alemania está en una meseta, Francia y el Reino Unido van para abajo, Grecia es un desastre y España, Italia, Irlanda y Portugal no avizoran mejoras para los próximos 4 o 6 años. En medio de esta crisis el Nobel de Literatura peruano vuelve a la carga con sus sanas y sagaces advertencias. Dice: "La democracia es participación y, si no hay participación, se va asfixiando y desmoronando. Hay que defender la idea de que, si queremos que la política sea decente, hay que llevar a la gente decente a hacer política y no dejar que esté en manos de los pícaros". Debo suponer que para MVLL esta crisis monstruosa, que amenaza al planeta –pues bombardea los esfuerzos en defensa de la naturaleza– sería culpa de unos políticos pícaros. En verdad la picardía es peligrosa, pero no sólo en manos de políticos, también banqueros y empresarios que hacen lo suyo. Veamos si no esta crisis generada en ciertos productos tóxicos creados por la banca privada para elevar sus ganancias. Hipotecas que nadie podía pagar y que estos bancos vendieron a otros bancos del planeta y así estafándose entre ellos nos hicieron pagar las consecuencias, pues el Estado, que no debe intervenir en la economía –según lecciones del Nobel– fue llamado a salvarlos. Diría, modestamente, que es un pecado del sector privado, que debilitó al sector público lo suficiente para poder hacer estas "picardías" que terminan como terminaron. En cuanto a participación, sepa, don Mario, que habrá y de la buena. Ya la población está en las calles enarbolando su indignación.