(USI)
(USI)

CARMEN MENDOZA ARANAcmendoza@peru21.com

Bastante crítica es la mirada de Carlos Meléndez al manejo político de Susana Villarán y a la contratación del asesor Luis Favre.

En noviembre usted consideró que el panorama era adverso para Susana Villarán. ¿Sigue pensando lo mismo?Sigue siendo bastante adverso y, con el manejo de lo sucedido en Vía Parque Rímac, se mantiene en ese nivel. Es una gestión que no sabe administrar la crisis. Pasó con La Parada. En general, el manejo político de la administración es bastante amateur, no solo en la comunicación, sino en la administración de sus flancos débiles políticos. Recién convocó a un experto en marketing político.

Usted se refiere al asesor Luis Favre. ¿Su presencia y la de Anel Townsend sumará, restará o dará igual?Por lo menos, vemos un cambio en la concepción de la política de Villarán y decide incluir, en el equipo por el No, a gente con experiencia política. Sin embargo, la empresa de Favre estuvo involucrada en denuncias sobre corrupción en Brasil. Hay como una disonancia con la imagen que ha construido Villarán de transparencia. Entonces ¿por qué eliges a un asesor reacio a la transparencia? ¿Es que eres capaz de hacer cualquier cosa por mantenerte en municipio?

Con ese criterio ¿Fue un error haber elegido a Favre?Ella asumirá las consecuencias de las virtudes y del prestigio dudoso de Favre. Si fue un error o no, lo veremos en los próximos tres meses.

¿Sería un buen gesto que digan quien le paga?Ahora mismo, en la campaña por el No, hay muchísimo más dinero e intereses que en la campaña por el Sí, donde está José Luna. Favre es muy costoso, es un tipo que se caracteriza por unos viáticos increíbles. Me llama más la atención la relación que ha tenido la empresa de Favre con empresarios brasileños, que tienen mucha presencia en Perú.

¿Podría existir relación entre los consorcios OAS y Odebrecht y el pago de Favre?Eso tiene que esclarecerlo Villarán.

¿Cómo prevé el escenario del 17 marzo?El electorado limeño es bastante volátil, salvo el fujimorista. Si bien su apoyo creció ligeramente, el manejo de la última crisis vuelve a generar dudas sobre su habilidad para quedarse. ¿Cuántas crisis similares habrá en las próximas semanas?

¿Para usted Nadine Heredia es presidenciable?Potencialmente, dentro del nacionalismo, que es un proyecto de dos, ella es claramente el cuadro con mayor proyección política, pero tendría que esperar su oportunidad.

¿Qué pasaría si modifican la ley para que postule?Sería negativo para la institucionalidad del país. No necesitamos interpretaciones auténticas, ni leyes perversas con nombre propio. Si sus ambiciones van por encima de la ley, le harían mal no solo al gobierno.