notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Sin embargo, las primeras reacciones de ella no han sido alentadoras y no parece estar dispuesta a cumplir su ofrecimiento con la población. Al punto que hasta el 'titiritero' Favre, artífice de su campaña, se ha visto obligado a exigirle que cumpla con lo empeñado. A lo que ella respondió de mal humor que su palabra era de mujer, así que no aceptaba que le llamaran la atención.

En realidad, sería absurdo que Villarán regrese al sectarismo cerrado de sus primeros dos años de mandato, que fueron un tremendo fracaso, el cual solo mejoró ante el temor de la revocación. Asimismo, le haría un tremendo daño al proceso democrático si decide zurrarse en la opinión de los limeños y contrata en la planilla de la municipalidad –que todos financiamos– a sus partidarios que han sido revocados. Evidentemente, a esos regidores el pueblo los ha desaprobado porque no estaban satisfechos con su trabajo y han sido despedidos del cargo. Regresarlos por la puerta falsa sería realmente burlarse del electorado.

Por otro lado, también queda claro en el sondeo de opinión, ante la nula figuración de los partidos de su coalición, que luego de las elecciones complementarias que se realizarán a fin de año no sería extraño que la alcaldesa se quede en el Concejo sin un solo regidor. Por lo tanto, tendría todo el sentido que empiece desde ahora a gobernar en una coalición.

Al final, si bien es difícil entender cómo está interpretando el resultado de la votación, el hecho innegable es que la población le ha dado un tremendo llamado de atención. Por ello, Villarán tiene que cumplir con su palabra de mujer, no tiene otra opción.