notitle
notitle

Carlos Basombrío,Opina.21cbasombrio@peru21.com

Entramos a otro momento en el que el gobierno tiene una oportunidad única para reordenar las prioridades, plantear objetivos y construir consensos; en otras palabras, gobernar bien para dejar, en el 2016, un país mejor.

Hay que concentrarnos en las grandes reformas para ser un país más justo y consolidar el desarrollo. Sin duda, la ley del Servicio Civil es un gran avance en la reforma de la administración pública y hay que apoyarlaParece también interesante lo que ya se conoce de la propuesta de reforma del sector salud. En educación quizás se esté avanzando más de lo que se sabe, pero la falta de liderazgo en el ministerio es clamorosa.

Para variar, el patito feo en este escenario es la seguridad ciudadana, en donde se sigue perdiendo el tiempo y no se emprenden las evidentes y necesarias reformas para que ese problema no termine anulando todos los otros logros.

El segundo tiempo ha comenzado. La pelota está en la cancha del gobierno y todos queremos que ganen el partido.

CODA: El fin de la "reelección conyugal" pone en severos aprietos a Alan García. Ya no existe el argumento de que está siendo perseguido para sacarlo del camino y permitir la candidatura de Nadine. Los temas de los que lo acusan son cada vez más serios. Ollanta y Nadine tienen sangre en el ojo, porque saben que ha sido uno de los principales culpables del archivamiento del proyecto continuista. García se dio cuenta de esta situación cuando dijo que la reelección conyugal ya había sido derrotada. Lo que en realidad quería era que reaccionaran en contrario y se mantuvieran en la ambigüedad sobre la reelección.

Esta vez Ollanta y Nadine fueron más hábiles.