Foto: GEC
Foto: GEC

El último simulacro de votación de Ipsos realizado a 10 días de las elecciones muestra dos datos que es interesante resaltar. Por un lado, el elector ya va decidiendo su voto y, por el otro, ese voto cada vez se dispersa más y muestra a 6 candidatos con reales posibilidades de pasar a la segunda vuelta.

Según este simulacro, el 17.3% votará en blanco/viciado, porcentaje muy parecido al 18.1% de la votación presidencial del 2016. La diferencia está en que en el 2016 cinco candidatos concentraban el 92% de los votos válidos, mientras que ahora el mismo porcentaje se distribuye entre 10 candidatos.

El elector toma decisiones, pero dentro de un escenario de frustración, desconfianza y apatía. Lo preocupante es que los candidatos hablan como si estuvieran en una realidad política paralela en la que entusiasmados electores esperan con ansias el 11 de abril.

MIRA: ¿Y tú que planes?

Pero la realidad es otra. Yonhy Lescano es el reflejo de la crisis de Acción Popular, donde el candidato presidencial ni siquiera tiene contacto con la bancada congresal de su partido; George Forsyth se adueñó de un partido a última hora y lo transformó a su imagen y semejanza; Rafael López Aliaga le cambió el color y el nombre a Solidaridad Nacional para buscar esconder bajo la alfombra las acusaciones de corrupción por el caso Lava Jato contra los líderes del partido; Verónika Mendoza en 5 años no fue capaz de construir su propio partido y tuvo que subirse al carro de otro; Hernando de Soto es un clásico vientre de alquiler donde ni siquiera sabe cómo se escogieron sus candidatos al Congreso; y Keiko Fujimori todavía cree que solo el chino salvará al Perú.

Está claro que esta elección debe ser un punto de quiebre. Nuestra clase política hoy está como el esposo presidente cuando hace unos años en público la primera dama lo dejó hablando solo e inmortalizó la frase “habla con mi espalda”.

Lea mañana a: Álvaro Henzler

VIDEO RECOMENDADO

Urpi Torrado: "Los candidatos que aprovecharon el debate no tienen tiempo para repuntar"
Urpi Torrado: "Los candidatos que aprovecharon el debate no tienen tiempo para repuntar"