Fernando VII de Borbón, que fue tomado como prisionero durante la invasión napoleónica y se mantuvo así hasta 1814, año en que volvió al poder y restituyó el absolutismo en España.
Fernando VII de Borbón, que fue tomado como prisionero durante la invasión napoleónica y se mantuvo así hasta 1814, año en que volvió al poder y restituyó el absolutismo en España.

Así recibió el pueblo a Fernando VII de a su retorno tras su vergonzosa huida a Varennes. Al rey español tocó tratar con Bonaparte, y la bajeza de sus miras quedó plasmada en esa huida. Fernando VII, entusiasmado por los gritos populares, puso todo su empeño en borrar cualquier lastre de liberalismo en España y América, aún bajo su poder, derogando la liberal Constitución de Cádiz.

La excusa de su ignominioso reinado (quizás el peor de la historia de España) pudo estar en ese recibimiento entusiasmado del pueblo. No es que el pueblo no sepa lo que quiere. Es que no se puede tomar sus expresiones afectuosas (hoy diríamos que sus “votos”) para hacer lo contrario de lo que el mandato recibido obliga.

Era natural que el pueblo español, harto del dominio francés, recibiera el retorno de su rey con ese regocijo. Pero ya está. Solo eran palabras producto del entusiasmo.

MIRA: [Opinión] Sonia Chirinos: El 28 de julio visto desde España

Fernando VII no lo entendió así. Y volvió a la senda del peor absolutismo. El absolutismo no es patrimonio exclusivo de las monarquías. Es una forma de gobierno, oscura y con tendencia a huir de cualquier forma de control democrático, más allá de si mandan cabezas “cubiertas” o no. Y como la tendencia del que tiene poder es la falta de transparencia, por eso se imponen en nuestras sociedades, controles democráticos que garanticen el acceso del ciudadano a la información. Es un imperativo que ha de asumir todo el que ejerce poder. Es más, es la única garantía de lucha contra la corrupción. ¿Ejerzo poder? Pues, me someto a quien me lo otorgó. Porque otra cosa es pretender que “la ley soy yo”. Aquí no hay “caenas” ni cadenas que valgan. Quien gobierna ha de someterse al escrutinio permanente del ciudadano. Y, bajo este prisma, las formas tienen más importancia de lo que muchos consideran.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Guido Bellido habla sobre cambio de Constitución.

TE PUEDE INTERESAR:


TAGS RELACIONADOS