[Opinión] Sonia Chirinos: “Impossible is nothing”. (Foto de Antonin THUILLIER / AFP)
[Opinión] Sonia Chirinos: “Impossible is nothing”. (Foto de Antonin THUILLIER / AFP)

Este lema que acompaña a una marca deportiva desde hace tiempo, de pronto, ondeando en esos carteles semivirtuales de los estadios de , me dio qué pensar.

“Nada es imposible”, en efecto. Ni siquiera que se esté celebrando el campeonato mundial de fútbol en un país que carece de tradición futbolística, y bajo unas condiciones que hacían imposible imaginar que “allí” se pudiera celebrar este mundial. Pero, como nada es imposible, eso mismo está ocurriendo.

Da igual la temperatura con la que tengan que jugar los futbolistas; da igual que se haya tenido que abrir un paréntesis en los campeonatos nacionales; da igual que en Qatar sea delito ser homosexual; que se haya sometido a los obreros a unas condiciones de trabajo (más bien de semiesclavitud), causa de centenares de miles de muertos. Todo sea por el dineral que mueve el fútbol.

MIRA: [Opinión] Sonia Chirinos: “Cuando el Ejecutivo insulta al Judicial”

Escribo estas líneas un 25 de noviembre. Día Internacional por la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres. Y asisto un poco sorprendida al debate que hay estos días a propósito de que la FIFA ha amenazado a los futbolistas que se atrevan a poner un brazalete alusivo a la homosexualidad. ¿Y qué pasó con los derechos de las mujeres en Dakar? ¿No se merecían un gesto simbólico de rechazo, con motivo del 25-N, precisamente en este momento y ese lugar, contra unas normas que las mantienen en la ignorancia y la sumisión?

De todas formas, y respetando profundamente a quienes, como forma de rechazo, han optado por dar la espalda a este mundial, sigo con pasión este campeonato.

Y procurando ser positiva, tampoco viene mal conocer las miserias de Qatar, como se pudieron ver las de México o Argentina en sus respectivos mundiales. De la crítica universal, algo bueno suele salir.

VIDEO RECOMENDADO

Edward Malaga