[Opinión] Richard Arce: La hija-cuñada en su laberinto.
[Opinión] Richard Arce: La hija-cuñada en su laberinto.

La captura de la hija-cuñada del presidente Castillo en medio de una turba de manifestantes (ronderos) –en realidad, una portátil que participó en la mañana en una reunión en Palacio– es parte de la puesta en escena de la narrativa que ya el mandatario pretendió tejer la noche del martes con el mensaje a la nación en el que argumentó que esto se trata de una persecución política.

Es la oportunidad para zanjar con el gobierno que se encuentra acorralado por las denuncias de corrupción de su entorno y que llegan hasta sus propios familiares. No existe ninguna persecución política; menos se puede pretender elucubrar que son los poderes fácticos los que quieren vacar al presidente. Aquí hay corrupción.

En lo particular, no soy de derecha; al contrario, confronté a lo más rancio de sus representantes, el fujimorismo, desde hace muchos años, al extremo de ser víctima de calumnias y ataques cuando fui congresista. Por tanto, es importante recordarle al presidente que los que lo criticamos no somos los negacionistas del fraude; al contrario, saludamos su triunfo electoral, como se hace en democracia.

En realidad, Castillo apela a la polarización que ya vive el país y se ubica en uno de los extremos para victimizarse y así lograr impunidad. El discurso de reivindicación pega y, sobre todo, genera adeptos, como los radicales que ayer acompañaron a Yenifer Paredes a la Fiscalía.

Por cierto, habría que revisar las cámaras del Municipio de Lima Metropolitana para saber la ruta que tomó esta portátil en camino a la Fiscalía para identificar en qué momento se une Yenifer al grupo o, tal vez, ¿salió de Palacio? Esto es importante porque estaría consumándose el delito de obstrucción a la justicia y la complicidad para poner a buen recaudo a la hija-cuñada, lo que complicaría la situación legal del presidente.

Lo importante de ayer es el mensaje claro y contundente de la independencia de la Fiscalía y que debe ser garantía en momentos aciagos que vive el país. La corrupción se confronta venga de donde venga.