(Foto: Eduardo Cavero / GEC)
(Foto: Eduardo Cavero / GEC)

Ya llevamos varias semanas en una incertidumbre que deja un vaivén de emociones no solo en las personas de a pie, sino en los grandes inversionistas que siguen demandando dólares, pues son ellos, básicamente, los que están haciendo que nuestra moneda deje atrás los 4 soles por 1 dólar.

Ya llevamos varias semanas en una incertidumbre que hace que los alimentos presenten un alza en sus precios, y cuando las amas de casa van al mercado o al súper encuentran al pollo cada vez más difícil de llevar, al igual que el aceite, los huevos, entre otros alimentos que, sumados, ya pueden dejar sentir el impacto en el presupuesto de la canasta básica.

Por otro lado, tenemos al balón de gas, varía de acuerdo al distrito, pero no baja de 40 soles. En el caso del gas natural es más barato, pero el traslado lo encarece, el problema está con el GLP que es un gas que de acuerdo a contrato varía en función del contexto internacional, y hoy por hoy tenemos un lío entre Rusia, Arabia Saudita y otros que, al no cerrar sus acuerdos, encarecen el precio, pero eso no libera al Perú de la culpa, pues los gobiernos hasta ahora no han sido capaces de masificar el gas, de poner conductos que distribuyan no solo a Lima sino a las demás provincias, recordemos, señores gobernantes: Lima no es el Perú, craso error cometido durante años de gobiernos y hasta la fecha no han solucionado como sí lo hicieron nuestros amigos colombianos y argentinos.

Finalmente, si el precio afuera se mueve, acá también, al menos el GLP y más aún, sumando a un dólar que baila al son de la música que tocan las promesas políticas, los precios amenazan con seguir al alza. Si un día, el Sr. Castillo dice: llamaré al Sr. Velarde para que lidere el BCR, el dólar baja, si al otro dice: tiene que haber Asamblea constituyente, entonces sube.

MIRA: [Opinión] Liz Reyes: Es América, no solo Perú

Lo peor de todo es que metafóricamente hablando, el Sr. Castillo toca diferentes tipos de música, no se identifica con ninguno; es decir no revela sin contradecirse, la fórmula (si es que existe) que aplicaría su gobierno.

Nuestra economía espera atenta, al igual que todos, mucha coherencia, porque de eso depende el rumbo, no solo del desarrollo del país, sino de la vida y bienestar de los peruanos.

Llamado a la conciencia: si queremos una dirección clara, necesitamos datos, nombres, actos claros, pero, queridos lectores, no tenemos eso; entonces, si ni siquiera conocemos a qué son bailará la economía de nuestro país, qué puede esperar cada hogar, ya que, si las inversiones siguen saliendo, habrá más pobres en un país rico.

Nos vemos en @lizreyesprosperos.

Lea todos los martes a: Liz Reyes

VIDEO RECOMENDADO

Proclamación de Pedro Castillo