(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)

Observo la actual discusión sobre el cambio de zonificación en Lurín y me pregunto por qué nos tenemos que cargar así la última área grande verde de esta devastada Lima cuando tenemos al frente nomás a una isla tan extensa como San Lorenzo –8 km x 2 km, lo que equivale más o menos a San Isidro y Miraflores juntos–, que en cualquier lugar civilizado hace rato que estaría urbanizada (incluso Billinghurst tuvo proyectos portuarios en 1912). Es más, uno tiene piso –y hasta algunos corren tabla- entre La Punta y San Lorenzo, en la zona conocida como “El Camotal/Lomo de Ballena” (según cuentan las crónicas virreinales, La Punta era más larga y llegaba hasta allí, pero perdió mucho terreno en el colosal sismo de 1746). Hacer un gran puente La Punta-San Lorenzo es muy fácil hoy en día y el agua potable se llevaría por algún acueducto. No faltaría el interesado en esas obras a cambio de una larga concesión y/o por canje de tierras. Pero no, más fácil y más peruano es ir y llenar de cemento el aún verde Lurín en lugar de poblar una vacía isla desértica.

MIRA: Debió ser presidente

Es que Lima debe ser una de las pocas capitales en que sus bárbaros habitantes y alcaldes se han abocado a destrozarla sistemáticamente desde hace unos 50 años. De ser la tercera capital más bonita de Sudamérica tras Buenos Aires y Río de Janeiro ha pasado a ser de las más feas. Caracas, Santiago y Bogotá no eran nada al lado de Lima en los años 50 y hoy la superan largo. Y ahora ya hay una campaña de los hunos de Capeco para terminar de arrasar con lo que queda de San Isidro para llenarlo de grises edificios-conejeras. Ojalá que el alcalde aguante este embate de los Atilas de Capeco, disfrazado de “inclusión” e “interés social” (términos que les importan un comino).

PD: Una vergüenza que se ataque a candidatos al Congreso por ser gays. Atáquenlos por brutos, corruptos o rojos, no por eso.

VIDEO RECOMENDADO

Ministro Ugarte habla sobre posible tercera ola e inmunidad de COVID-19
Ministro Ugarte habla sobre posible tercera ola e inmunidad de COVID-19