“Nuestro sistema necesita muchas mejoras, pero hoy me voy a referir a tres que considero de mayor impacto en los aprendizajes de los alumnos y a un problema que no se puede seguir postergando”.
“Nuestro sistema necesita muchas mejoras, pero hoy me voy a referir a tres que considero de mayor impacto en los aprendizajes de los alumnos y a un problema que no se puede seguir postergando”.

La educación no ha tenido el protagonismo que hubiéramos esperado en los debates que han sostenido en las últimas semanas los candidatos a la Presidencia de la República. Me hubiera gustado escuchar a cada uno de los equipos técnicos presentar con detalle sus planes en materia educativa con énfasis en cómo los van a llevar a cabo. Los retos del sector son inmensos y requieren de una urgente priorización en la agenda del próximo gobierno.

¿Cuáles son esas prioridades? En realidad, nuestro sistema necesita muchas mejoras, pero hoy me voy a referir a tres que considero de mayor impacto en los aprendizajes de los alumnos y a un problema que no se puede seguir postergando. Lo primero, la gestión del sector: estoy convencido de que en ese campo hay mucho por trabajar, no solo en las escuelas sino en la ugeles, en las direcciones regionales de educación, en el mismo Minedu y que a la larga, va a impactar en forma importante en los aprendizajes de los alumnos.

Innovación: la educación no puede permanecer estática ni indiferente a las nuevas exigencias que se plantean en la actualidad. Por ello, debe promoverse la innovación, la flexibilidad y diversificación curricular y la incorporación de nuevas metodologías que permitan mejoras sustanciales en el sistema educativo.

La meritocracia y el desarrollo docente: a través de un robusto plan de desarrollo que les permita a los profesores su desarrollo no solo profesional sino también personal.

El problema cuya solución no se puede postergar más es el cierre de las brechas urbano-rural y de género. Nuestro país no puede mantener estas diferencias y todos deben tener acceso a una educación de calidad.

Hay muchas tareas pendientes, es un reto enorme, pero no veo otro camino para alcanzar un país justo y con paz social.


TAGS RELACIONADOS