“Las autoridades deben empezar por hacer de las escuelas, centros de innovación educativa que atraigan a los talentos jóvenes”.
“Las autoridades deben empezar por hacer de las escuelas, centros de innovación educativa que atraigan a los talentos jóvenes”.

Uno de los aspectos claves para poder cerrar las brechas de aprendizaje existentes es la formación docente y, por lo tanto, necesitamos invertir en nuestros maestros y maestras.

Según el portal Educared, la edad promedio de los maestros en 2016 era 49 años (hoy sería 54) y estimaban que en los siguientes 10 años, unos 120,000 maestros dejarían las aulas por límite de edad (poco más de un tercio del magisterio de educación básica) y estos maestros salientes deberán ser reemplazados. Por otro lado, las facultades de educación cada año tienen menor cantidad de alumnos y esto es producto de la desvalorización de la carrera docente.

Ante esta situación algo tenemos que hacer y aquí hay dos estamentos de la sociedad que tienen que actuar. Por un lado, en la sociedad civil, tenemos que reconocer y valorar el esforzado trabajo de los docentes y tenemos que revalorizar su carrera, no solo reclamando mejoras en los sueldos, sino también con reconocimiento y respeto ciudadano. Por otro lado, las autoridades deben empezar por hacer de las escuelas, centros de innovación educativa que atraigan a los talentos jóvenes, mejorar sus remuneraciones y, lo más importante, fomentar la formación de nuevos maestros.

Es por esto que llama poderosamente la atención que, habiéndose promulgado, después de casi dos años, el nuevo reglamento de la Ley de Institutos y de Formación Docente en el mes de noviembre pasado, hasta el día hoy, el Ministerio de Educación no haya publicado las nuevas “Condiciones Básicas de Calidad para el Procedimiento de Licenciamiento de las Escuelas de Educación Superior Pedagógica”, lo que impide el licenciamiento de nuevas escuelas, así como el licenciamiento de nuevos programas de estudios y filiales. Esto perjudica los procesos de formación docente, limitando el ingreso de nuevos profesionales e impidiendo la mejora de los estándares de calidad en el sector educación.

TAGS RELACIONADOS