(Foto: Andina)
(Foto: Andina)

La Liga 1 del fútbol peruano había programado comenzar su torneo el 21 de enero, pero se postergó hasta el jueves 3 de febrero. Esto es lo que tenemos hoy y no significa que mañana no cambie. El tema del coronavirus tiene sus propios designios y parece demostrarlo con su variante Ómicron, que ha contribuido a este aplazamiento. Lo que nos reafirma que es necesario andar con cautela porque cada día puede traer un giro inesperado y todo puede cambiar.

Cuando casi todo venía quedando listo para el inicio: 18 equipos en total, seis de Lima y doce de provincias, con programación de partidos, horarios y sedes incluidas, siempre habrá que esperar. Que el tiempo que falta sirva de igual forma para darles los ajustes finales a los escenarios habilitados para los encuentros en las diferentes ciudades del país, ya que se reiteró que se disputará también en provincias y no solo en Lima.

Lo verdaderamente diferente que tendrá el desarrollo de este torneo será, sin duda, que volverá a ser descentralizado; vale decir, que cada equipo regresa a su zona de origen para jugar de local. Esto trae un aliciente para los elencos que se pasaron más de un año actuando, entrenando y viviendo en la capital. Volver a su ciudad para sentirse en casa, en su propio campo y con el aliento de sus parciales –si es permitido, básicamente por cuestiones sanitarias– sumará en el poderío de cada conjunto. Esto, a la larga, podrá traer beneficios al equipo locatario, lográndose de paso un torneo más justo y equilibrado. Así, el club de casa podrá hacer valer su condición de tal donde le corresponda.

Interesante será ver si los seis elencos de Lima, acostumbrados a jugar en Lima, sabrán desenvolverse y responder en las diferentes canchas, pero sobre todo en los diferentes escenarios geográficos como lo hacían hace dos años, antes de la pandemia. Con este torneo descentralizado retornan los viajes, los hospedajes, el calor, el frío y la altura. Las delegaciones tendrán que volver a estar preparadas para estas desemejanzas que les esperan y que tiene nuestra rica y variada geografía.

Presentando el año en curso un calendario deportivo muy amplio y a la vez ajustado, es de esperarse una organización de campeonato lo más afinado posible, teniendo en cuenta que, aun así, no todo dependerá de lo que se ponga en el papel, sino de lo que pueda pasar con la complicada situación sanitaria que vive el país y el mundo.


ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

El Diario de Emilia I Por Melissa Arbocco.