(Foto: archivo Presidencia)
(Foto: archivo Presidencia)

Ángel Páez ha disecado las mentiras de Iber Maraví al Congreso y todo el país al omitir información clave. Dijo que quienes lo incriminaron fueron torturados y por ello se autoinculparon y denunciaran a otros, dando a entender que estas acusaciones no tenían ningún fundamento. . También dijo que su esposa y su suegra firmaron los planillones de Movadef sin saber de qué se trataba, pero si su suegro es , uno de los fundadores de SL, ¿su esposa e hija no van a saber qué es el Movimiento por la amnistía y derechos fundamentales?

Quienes apoyaron su defensa en el Congreso alegan que se quiere desestabilizar al gobierno, que hay una representación de clase y que hay cosa juzgada (antes decían presunción de inocencia). Ninguna de esas argumentaciones se sostiene. Un ministro debe generar confianza y Maraví no la genera, por razones más que válidas. Ángel Páez no tiene un pelo de conspirador de derecha, ha vivido como muchos otros periodistas de investigación lo que fue SL y no está dispuesto a que le mientan al país sobre un tema tan grave.

MIRA: [Opinión] Gabriel Ortiz de Zevallos: Pelearse en la combi que rodea el precipicio

Ahora que ha trascendido el , se constata que la pasividad respecto a SL está extendida: el congresista Roberto Kamiche plantea un pronunciamiento de la bancada sobre la muerte de Abimael Guzmán y nadie le da pelota. En cambio, el chat es bien activo en las conspiraciones del premier Bellido contra varios de sus ministros a través de la bancada.

La amenaza de Bellido de hacer cuestión de confianza por Maraví, , solo se puede explicar lógicamente si tiene el objetivo de cerrar el Congreso, después de poner a un gabinete igual de confrontador cuando le nieguen la confianza. Eso les permitiría gobernar 4 meses por decreto, con gravísimos riesgos. La comitiva del Congreso señaló que el presidente Castillo había descartado la cuestión de confianza, pero su tuit posterior ya forma parte de la historia universal de la imprecisión.

No censurar a un ministro que tiene vínculos con Sendero es una afrenta al país. Censurarlo implica el riesgo de llegar a la disolución del Congreso. El Congreso debería ir lento, analizar todos los escenarios y mecanismos disponibles, esperar a que entre en vigencia la ley interpretativa de la cuestión de confianza, hacer docencia sobre lo que fue Sendero Luminoso () y actuar con un plan claro y coordinado.

VIDEO RECOMENDADO

Entrevista Fernando Cilloniz