(Foto: Andina / Juan Carlos Guzmán)
(Foto: Andina / Juan Carlos Guzmán)

El Estado peruano está lleno de ladrones y bandidos asalariados. 22 de los 25 gobernadores regionales están siendo investigados por corrupción. Y varios ex están presos.

Lo mismo ocurre en ministerios, municipalidades y demás. La corrupción en el Estado es horizontal. Atraviesa transversalmente a todas las instituciones públicas… salvo honrosas excepciones.

La corrupción pública es también vertical. Desde las más altas esferas del Estado: presidentes, ministros, congresistas, jueces y fiscales, altos mandos de las Fuerzas Armadas y Policiales, etc. hasta los pies.

Ejemplos… los médicos que abandonan los hospitales y –por ende– a sus pacientes. Los coimeros que trafican con brevetes… los cuales –dicho sea de paso– están en todos los gobiernos regionales. Los que venden cargos públicos como si fueran de su propiedad. Los que ingresan a trabajar al Estado con títulos académicos falsos. Los “diezmeros” que negocian con obras públicas. Los que rinden cuentas de viáticos con facturas falsas…

Hay autoridades honestas y serviciales que merecen nuestro reconocimiento y gratitud. Pero no me estoy refiriendo a ellos. Me estoy refiriendo a los ladrones y bandidos asalariados. Aquellos que fungen de moralistas y dicen gobernar para el pueblo y con el pueblo, pero que a la hora de la hora solo saben chantajear y saquear al pueblo.

MIRA: [Opinión] Fernando Cillóniz: ¿Escasez de agua o escasez de gestión?

¡Mucho cuidado con esos lobos disfrazados de santurrones! Felizmente –en ese sentido– las cosas están cambiando. La ciudadanía empoderada –con la destacada participación de cierta prensa valiente y responsable– está poniendo en su sitio a los peces gordos de la corrupción en nuestro país.

Ahora falta que funcionarios corruptos –de menor jerarquía– reciban también su merecido. No serán los peces gordos que salen en primeras planas… pero –igual– son unas lacras.

Seamos sinceros. La regionalización fracasó. En realidad, el Estado fracasó… excepto los Organismos Constitucionales Autónomos, tipo Banco Central de Reserva (BCR), Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) y otros organismos autónomos más.

PROPUESTA: Quitarle a los gobiernos regionales las competencias en Salud, Educación e Infraestructura. Quitarle a las municipalidades las competencias en Vivienda, Limpieza Pública, Agua Potable e Infraestructura. Incluso, quitarle las competencias a los ministerios fallidos de Salud, Educación y Transportes y Comunicaciones; y crear Organismos Autónomos altamente especializados en las principales carencias de los peruanos: Agua, Vivienda, Infraestructura, Salud y Educación.

VIDEO RECOMENDADO

Defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez: "El presidente le debe urgentemente una explicación al país"