“Obviamente no estamos ante una “simple gripe” como algunos argumentan, aunque la mayoría se enferme levemente”.  (Foto: Andina)
“Obviamente no estamos ante una “simple gripe” como algunos argumentan, aunque la mayoría se enferme levemente”. (Foto: Andina)

El circo ocasionado por el intento de Djokovic de ingresar a Australia sin respetar las normas, ya que no se vacunó, como requería el país, revivió a los antivacunas, a los que consideran que el virus ahora solo es equivalente a una gripe, a los que piensan que las medidas restrictivas que establecen los gobiernos son todas innecesarias y atentan contra las libertades individuales y también a los que consideran que un no vacunado contagia igual que un vacunado.

Aparecieron mensajes equivocados y contradictorios en las redes sin ningún sustento científico, los que acusan a los gobiernos de represivos y de “imponer una dictadura sanitaria”. Absurdo. El Ómicron es más leve que cepas anteriores, pero al ocasionar tantos contagios, satura los sistemas hospitalarios, particularmente los frágiles. Esto justifica ciertas restricciones a nuestras libertades.

En cuanto al debate sobre si los no vacunados contagian más que los vacunados, la evidencia empírica demuestra que eso es cierto. Una investigación del Instituto Pasteur estimó que los no vacunados tienen un riesgo 12 veces mayor de transmitir el COVID-19 que las personas vacunadas. Otro estudio realizado en los Países Bajos concluyó que las personas infectadas vacunadas contagiaron un 70% menos que los que no habían recibido la vacuna. Un último estudio en el Reino Unido con una muestra de 365,447 infectados encontró que en las viviendas con contagiados vacunados, los contagios eran inferiores en dos tercios.

Es claro que los vacunados se contagian menos que los no vacunados, y se enferman más levemente; por ello casi todos optamos por vacunarnos. Para contagiar hay que tener coronavirus. Los no vacunados lo tienen en mayor proporción y con mayor carga viral e intensidad en la mayoría de los casos, por lo que contagian mucho más. Esto es lógica simple. Por otro lado, la enfermedad es más leve y desaparece más rápido, dando menos oportunidad al virus para mutar. Por ello se exige carné de vacunación para ingresar a muchos países y a una serie de locales o eventos.

Se debe evitar politizar la discusión, ya que se trata de un tema de salud pública aún no resuelto que ha causado muchas muertes. En el Perú estamos lejos de llegar al tope de contagios. Al ritmo reciente de crecimiento de los contagios podríamos saturar las camas UCI, lo que sería terrible. Obviamente no estamos ante una “simple gripe” como algunos argumentan, aunque la mayoría se enferme levemente. Ojalá estemos cerca del fin de la pandemia, pero no lo sabemos con certeza. Mientras tanto, a seguir cuidándonos.

TAGS RELACIONADOS