“Nuestro futuro merece mayor reflexión. ¿Las dos propuestas tendrían el mismo impacto sobre nuestro bienestar? Contra lo que algunos mencionan tendenciosamente, la economía peruana es una de las de mejor desempeño en la región”. (Foto: archivo GEC)
“Nuestro futuro merece mayor reflexión. ¿Las dos propuestas tendrían el mismo impacto sobre nuestro bienestar? Contra lo que algunos mencionan tendenciosamente, la economía peruana es una de las de mejor desempeño en la región”. (Foto: archivo GEC)

Votar en blanco es regalar el voto a la mayoría. Solo sería un voto racional si se considera que no interesa si gana uno u otro. No parece ser el caso esta vez, donde el apasionamiento terminaría siendo un mal consejero.

¿El voto debe ser racional o emocional? Como la política y las elecciones tratan sobre temas que afectan a una colectividad, en este caso a un país, es crítico que se analicen las propuestas y se sopesen sus pros y contras. La reflexión es un requisito imprescindible, que muchos están obviando por un excesivo apasionamiento. Un ejemplo de esto es que la mayoría de los encuestados responden que Keiko tiene mejores atributos para gobernar: un mejor programa, mayor capacidad para atacar los problemas y un mejor equipo, pero no votan por ella en la misma proporción. También sorprende que muchos le den un cheque en blanco a un candidato mal rodeado y poco transparente, que no conocemos realmente porque huye de las entrevistas.

Nuestro futuro merece mayor reflexión. ¿Las dos propuestas tendrían el mismo impacto sobre nuestro bienestar? Contra lo que algunos mencionan tendenciosamente, la economía peruana es una de las de mejor desempeño en la región, fundamentado en estos pilares: la libertad de mercados y precios en un marco de competencia, el respeto a la propiedad privada, el rol subsidiario del Estado, el equilibrio fiscal, la independencia del Banco Central, la seguridad jurídica, la promoción de la inversión, la apertura comercial, un sistema previsional libre y el libre tránsito de capitales.

No podemos soslayar la importancia de mantener estos pilares para el futuro desarrollo del país. La evidencia internacional nos muestra que son indispensables para generar inversión, empleo y reducir la pobreza. ¿Los dos candidatos han manifestado que van a defender estos pilares de la economía? ¿Nos han mostrado un programa económico que lo demuestra? ¿Tienen los técnicos capaces de implementar un programa de esta naturaleza que nos procurará un bienestar sostenible, que autogenerará los recursos para mejorar la calidad de la educación y salud pública, los programas sociales y la reducción de la pobreza?

Un voto consciente y racional implica poder responder a esas preguntas, lo que según las encuestadoras no hacemos muchos votantes, que nos dejamos llevar por el apasionamiento y los odios. Existe entre un 15% y 20% de los votantes que todavía no ha decidido completamente su voto, ojalá que lo analicen bien. Hay que votar con la cabeza, no con la pasión. Evitemos saltar al vacío por no pensar.


TAGS RELACIONADOS