(Fotos: PCM/ElComercio)
(Fotos: PCM/ElComercio)

¿Qué ha hecho Sendero para estar en primera plana? Le ganamos la batalla militar, metimos presos a sus dirigentes y lo que quedó huyó a la selva del Vraem. ¿Hubo errores? Sí. Abandonamos a las viudas y a los huérfanos de sus militantes caídos. Su miseria no preocupó, había otros problemas más urgentes. En auxilio acudió Socorro Popular, el brazo social de Sendero. Eso reforzó lealtades y resucitó ideologías. Dejamos un brote que fue creciendo. Luego se hizo más fuerte en un Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef) de sus presos. Tuvo éxito político al disputar a Patria Roja el liderazgo del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación Peruana (Sutep), y organizó el Comité Nacional de Reorientación del Sutep (Conare), que fue la plataforma que permitió a Pedro Castillo liderar la huelga de maestros de 2017. El resto ya lo conoce, hoy es nuestro presidente.

Recordemos los asesinatos de Sendero. Creímos que eran para meternos miedo. Pero, también fueron para matar a sus adversarios políticos. Los mártires fueron militantes de los partidos de gobierno de entonces, Acción Popular y el Apra, pero también dirigentes de sindicatos, de barrios y de comunidades campesinas, la gran mayoría participando en partidos de izquierda.

MIRA: [Opinión] César Luna Victoria: Yo no fui, fue teté

La izquierda fue la primera barrera para frenar la demencia de Sendero. Ahora mismo, Patria Roja es lo que impide a Sendero controlar el sindicato de maestros. Ese fue el segundo error, no darnos cuenta de que hay una izquierda que apuesta por la democracia. Cuando se le ganó a Sendero, no hubo tiempo para celebrar. Las derechas y las izquierdas nos enfrentamos. El enemigo ya no era Sendero. El terrorista, el bruto, el achorado, el vago caviar era el otro. Discutimos por precisiones al Informe de la Comisión de la Verdad y perdimos la ocasión de conciliarnos.

El error más grave ha sido no tener un relato nacional para explicar lo que pasó. Ganamos la guerra, pero perdimos la historia. Mientras tanto, Sendero avanzó. En estos días, las ignorancias e incompetencias del gobierno influidas desde Sendero o desde Perú Libre no son extravagancias irracionales. Son actos premeditados para causar desastres y, luego, justificar dictaduras. La izquierda debe ser nuevamente la primera trinchera. Debe reivindicar que los millones de votos que le dieron a Castillo son por la esperanza de un buen gobierno. Y la derecha debe unirse en esa exigencia. Si el gobierno insiste, vacarlo es una opción constitucional. Pero esta vez todos juntos, para no volver a perder la historia.

VIDEO RECOMENDADO

El gobierno quiere dictarle las preguntas a los periodistas
La Vicepresidenta Dina Boluarte se sacó la careta y no quiso responder sobre los cuestionamientos a sus colegas del gabinete. Además habla el secretario general del Sutep: 'El Fenatep y Sendero Luminoso quieren destruir al sindicato de maestros'. Desde hoy podrán vacunarse los de 27 años a más para vencer el COVID-19.