Giorgia Meloni (Foto: Alberto Pizzoli/AFP)
Giorgia Meloni (Foto: Alberto Pizzoli/AFP)

Giorgia Meloni, una joven exministra de juventud del gobierno de Berlusconi (2008-2011), con apenas 46 años, se ha convertido en la primera mujer en liderar a un partido político, en este caso al ultraderechista Hermanos de Italia, en el que ha obtenido más votos en cualquier elección de Italia y, de lograr armar una coalición con los partidos conservadores y nacionalistas de La Liga del Norte de Matteo Salvini y el del “eterno” Berlusconi, Forza Italia, podría convertirse en primera ministra (PM).

El “fenómeno Meloni” no debe ser sorpresa en Italia ni en países democráticos que han elegido a conservadores antiglobalistas como Trump, Bolsonaro, Orbán en Hungría o incluso en ejemplos de autócratas de izquierda, puesto que refleja la sensación de caos y vulnerabilidad que sienten millones de personas en un mundo de cambios radicales que ha creado la globalización y en especial el trauma post-Covid.

MIRA: [Opinión] El equipo de Ucrania

Meloni moderó su discurso antieuropeísta que incluso asomaba la posibilidad de que Italia levantara las sanciones a Rusia a medida que su partido fue subiendo en las encuestas para buscar más votos del espectro centrista, y al menos eso ha calmado a sus socios de la OTAN también preocupados de que la compacta alianza a favor de Ucrania se desmiembre por simpatizantes de Putin como el autócrata Orbán y el siempre movedizo líder turco Erdogán.

Italia se ha caracterizado por ser precursora de cobijar a políticos que años después dejan de ser pintorescos, como el caso de la actriz porno la ‘Cicciolina’, quien fue diputada en 1987 o el magnate Berlusconi, quien adelantó a Trump y se convirtió en PM.

Una admiradora de Mussolini, Meloni, podría ser la próxima “Duchessa” italiana y no puedo dejar de asociarlo, como melómano, con la canción del invidente Ray Charles “Georgia on my Mind” ahora en Italia como “Giorgia en sus mentes”.

VIDEO RECOMENDADO

Claudia Cooper