[Opinión] Ariel Segal: Casi todos somo Qatar
[Opinión] Ariel Segal: Casi todos somo Qatar

Desde 2010, cuando la FIFA eligió a la Rusia de Putin y la Qatar del Emir Al Tahani como sedes de los Mundiales de 2018 y 2022, ya se conocía lo que pasaba en el país del Golfo Pérsico y en ese momento pocas voces cuestionaron el problema de los derechos humanos en esa nación (así como sucedió con China para las Olimpiadas de verano 2008 e invierno 2022).

Revisando varios artículos publicados en redes sociales desde hace una década, abundan muchos que criticaron el estrecho vínculo de Qatar con clubes, marcas y deportistas de varias disciplinas desde la Formula 1 hasta el Fútbol. Por ejemplo, en la web Mundo Deportivo, en 2017, se publicó un texto sobre cómo equipos como el Bayern Múnich, el PSG y el más conspicuo, el Barcelona F.C., fueron patrocinados por el emirato y por largo tiempo el club catalán utilizó en su camiseta la publicidad de Qatar Fundation y luego de Qatar Airways.

Se podría extender la lista de gobiernos, empresarios, futbolistas, equipos deportivos y medios de comunicación que durante 12 años ignoraron el tema de los derechos humanos en Qatar a sabiendas de la explotación laboral que causó la muerte de cientos de obreros extranjeros en la construcción de los estadios, de la falta de derechos para mujeres y tantas otras violaciones a la dignidad de la vida humana en ese país, pero, es justo ahora, pocos días antes y durante el Mundial, cuando los medios y las redes estallan con la crítica.

Sabíamos que la FIFA es corrupta, sabíamos que el deporte y los DDHH no van de la mano, pero también sabíamos que por un lado criticamos y por el otro disfrutamos del fútbol que allá se juega. No es verdad que “todos somos Charlie Hebdo” pero sí, casi todos somos Qatar porque somos críticos de salón.

TAGS RELACIONADOS