[Opinión] Álvaro Henzler: Un gran ausente
[Opinión] Álvaro Henzler: Un gran ausente

Llegamos al bicentenario con un evidente vacío político: la inexistencia de una derecha democrática, moderna y realmente liberal. El fraccionamiento de los partidos de derecha en el último proceso electoral solo nos permitió distinguir con más claridad su excesivo conservadurismo, su vigente autoritarismo y su descarado populismo. Frente al triunfo de la izquierda en su versión más improvisada y radical, en vez de construir una narrativa de balance democrático con espíritu reformista, decidió construir una de fraude posverdad con espíritu golpista.

El arranque entusiasta del Movimiento Libertad en los ochenta no superó la derrota electoral para construir un movimiento sostenido. Luego, el fujimorismo decidió impulsar reformas liberales aunque parciales y solo en lo económico. Se deshizo y pisoteó las libertades civiles y políticas. Vargas Llosa se instaló en España y aparece solo cada cinco años dando su selecto apoyo al candidato más liberal de la contienda. A Fujimori lo instalaron con justicia en la cárcel y su hija, quien ha perdido tres elecciones seguidas, solo ha logrado consolidar un movimiento antifujimorista.

¿Qué hacer frente a esta orfandad? En el corto plazo, corresponde a la movida intelectual, gremial y cívica movilizar con convicción las urgentes transformaciones en educación, salud, pensiones y trabajo. IPAE, Confiep, Perú2021, Capital Consciente, entre otros, tienen hoy un rol crítico. Pero su valiosa labor es por naturaleza insuficiente sin representación política. En el largo plazo, es urgente la incubación de un Fredemo 2.0 para pasar la página del fujimorismo y dejar en off-side a la emergente derecha trumpista peruana. Una apuesta política no catapultaba por intereses privados, sino por los públicos. Ni caudillista, ni limeña ni discursiva, sino plural, descentralista y activista en los territorios. Logramos mucho gracias a buenos empresarios y consumidores. A costa en parte de privatizar nuestra ciudadanía. Es tiempo de llenar el vacío.

TAGS RELACIONADOS