[Opinión] Álvaro Henzler: Transparencia
[Opinión] Álvaro Henzler: Transparencia

Estas elecciones son de las más polarizadas de nuestra historia. Es urgente establecer espacios de encuentro. La Asociación Civil Transparencia constituye uno clave. Se fundó en junio de 1994 por 10 ciudadanos. De la mano de sus primeros presidentes –Luis Jaime Cisneros, Salomón Lerner Ghitis, Pepi Patrón y Luz María Helguero–, tuvo un rol fundamental en “trabajar por la calidad de la democracia y de la representación política plural”. En la última década, se decidió buscar la mayor pluralidad posible para garantizar la mayor neutralidad posible. La directiva liderada por Felipe Ortiz de Zevallos amplió el número de asociados para tener una asamblea particularmente plural con representación de izquierda progresista y de derecha liberal. La última directiva liderada por el embajador Wagner convocó a líderes regionales y a jóvenes menores de 40 años. La directiva actual, liderada por Adriana Urrutia, a la que tengo el honor de pertenecer, ejemplifica esa diversidad.

En estas elecciones nos hemos enfocado en cuatro frentes.

Información: Activamos las redes para educar a la ciudadanía en pasos y reglas del proceso electoral.

Observación: Organizamos +1,400 observadores electorales, trabajando en conjunto con observadores internacionales como OEA y UE.

Incidencia: Exhortamos, con independencia del color político, a candidatos e instituciones frente a riesgos a quebrar los principios democráticos vía 15 pronunciamientos.

Vigilancia: Promovimos la #ProclamaCiudadana firmada por +30,000 peruanos. Se elaboró pensando en los altos riesgos que ambos candidatos presentaban. Hoy constituye una poderosa herramienta ciudadana.

Hoy Transparencia constituye uno de los pocos espacios de la sociedad civil que congrega en un mismo lugar, bajo un mismo propósito, a los que en las urnas, marchas y debates se ven como rivales. Frente a previsibles riesgos que pueden debilitar nuestra frágil e imperfecta democracia, Transparencia no solo puede defender la democracia –como siempre–, sino ser un ejemplo para el país de que rivales políticos pueden ser aliados para fines más altos y trascendentes.

TAGS RELACIONADOS