(OPINIÓN) Aldo Mariátegui: “¿Mocos por babas en Torre Tagle?”. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/ @photo.gec)
(OPINIÓN) Aldo Mariátegui: “¿Mocos por babas en Torre Tagle?”. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/ @photo.gec)

-Ha sido un placer –casi sexual– observar cómo un aliado incondicional de los cubanos y un completo profano sobre el arte de la diplomacia como el exguerrillero comunista y ex servidor velasquista Héctor Béjar haya dejado así de desairado su puesto en Torre Tagle por bocón. También ha sido casi orgásmico leer la reacción airada de muchos irritados izquierdistas criollos por esta salida. La verdad, es una vergüenza que un tipo con las manos manchadas así de sangre sea profesor en la PUCP. Por eso, no manden a sus hijos allí, que se los van a devolver caviares o rojimios. Encima es carísima y tampoco es el cartón valioso de años atrás. Pero va ser la misma vaina que Béjar hubiere permanecido allí si su sucesor va a ser Luis Raygada, el tan polémico exembajador peruano en Venezuela y conocido chavista-castrista. Reemplazar a Béjar por Raygada es “cambiar mocos por babas”, como escribió el burlón y desilusionado clérigo Larriva sobre Fernando VII y Bolívar en 1826.

MIRA: [Opinión] Aldo Mariátegui: Ni siquiera pasaron esos exámenes…

-Mi más enérgica protesta por ese maltrato a la colega de Canal 7 cuando pretendió hacerle preguntas, como es su trabajo, a Castillo. Hay policías que se comportan como simios antes que funcionarios públicos. También quiero protestar contra ese editorial de ayer de La República contra la Marina. Se ve que Mohme le tiene inquina a la Armada. Finalmente, protesto contra ese intento de crucifixión que la caviarada pretende contra Merino y Ántero a través de su dócil fiscalía. No veo qué relación pudieron tener esos dos señores con las lamentables muertes de esos jóvenes manifestantes (que tampoco son los héroes civiles que los izquierdistas pretenden crear. Básicamente, fueron dos muchachos saturados por la agobiante cuarentena y que salieron a desfogarse, como muchos otros más en ese día, de tantos meses encerrados mediante una aventura callejera llena de adrenalina).

VIDEO RECOMENDADO

Béjar se fue por la puerta falsa
El exguerrillero no podía seguir un minuto más en el cargo. Su permanencia en Torre Tagle era insostenible.