-Les paso el dato a todos esos “dignos” que van a votar en blanco: McDonald’s está pagando ahora 15 dólares la hora (más una comida) en Miami porque no consigue personal. Si pueden llegar allá cuando tengan que escapar de ese comunismo senderoide que alcanzará el poder por su tibieza, ya saben por dónde empezar a trabajar: de Barranco a McDonald’s a pelear puestos en la cocina con los venezolanos y haitianos. Coleguitas como María Alejandra Campos, que elogia la tibieza, que ya vaya pasando su C.V. por allá. Y me pregunto si Lúcar, Chincha, Jackie Fowks, Paola Ugaz, Gino Costa o la gente de Canal N y Latina sabrán freír masivamente hamburguesas. Mohme les puede mover sus CV para McDonald’s desde Sunny Isles cuando migre allá después de que Castillo le quite el Canal 4 (LR no le genera ni 5 soles), su mansión sanisidrina y su casa de Totoritas. El problema que los “dignos” van a tener en USA u otros lados es de papeles, pues ya no quieren más refugiados latinoamericanos, tras la gigantesca diáspora venezolana, en ningún lado. Encima, los peruanos saldrán un poco antes nomás que chilenos y colombianos, países que también se están yendo aceleradamente al cacho.

-¿Para qué Keiko va al sur y encima al rojo Cusco? Allí no va a sacar más votos, es perder el tiempo. El sur y gran parte del centro (solo Huancayo vale la pena) ya son castillistas sin remedio. Ella tiene que concentrarse en el norte en este escaso tiempo que le queda: Chimbote, Trujillo y Chiclayo le son urgentes. No entiendo su estrategia. La vez pasada hizo lo mismo.

-De Soto y PPK fueron dos personajes que, en las finales de sus brillantes carreras, echaron al agua todo el gran prestigio que habían conseguido en su vida. La frivolidad, la improvisación y el egocentrismo pueden perder a cualquiera. Con una campaña medianamente profesional De Soto estaría hoy en segunda vuelta.

TAGS RELACIONADOS