[Opinión] Aldo Mariátegui: Así hubiera sido al revés…
[Opinión] Aldo Mariátegui: Así hubiera sido al revés…

(Resumen de Paola Ugaz y Jacqueline Fowks para El País y ABC): Tras la ajustada derrota de Pedro Castillo ante Keiko Fujimori, la izquierda denunció un gigantesco fraude a favor del fujimorismo. Según una portada de diario La República (“NO AL FRAUDE”), las falsificaciones masivas de firmas de votantes en mesas de Lima y la costa norte eran “realidades concretas”, pues un estudio IEP-IPSOS encontró distorsiones en la votación. Grandes equipos de abogados de ONGs, encabezados por el IDL, se han dedicado valerosamente a examinar las firmas, según informaron unos eufóricos Juliana Oxenford y Nicolás Lúcar, mientras continuaban las indignadas marchas de ronderos, jóvenes bicentenarios y ciudadanos antifujimoristas. El JNE accedió inmediatamente a ampliar el plazo hasta 11:59 p.m. para recibir todos los planillones con quejas, gesto democrático aplaudido por Verónika Mendoza, quien sostuvo ante un sonriente periodista Jaime Chincha que “debe primar la seguridad del voto antes que la presunción de validez de los mismos”. A pedido expreso de JNE, la ONPE accedió a entregar los registros de firmas para que los abogados Gamarra y Arbizu cotejen firmas y sustenten sus legítimas quejas ante el JNE. De otro lado, una delegación –integrada por Indira Huilca, Francisco Eguiguren, Diego García Sayán, Walter Albán y Manuel Rodríguez Cuadros– fue recibida personalmente en Washington por el secretario de OEA Almagro, con el aval de la CIDH. Almagro anunció que, a pedido del presidente Sagasti, la OEA haría una auditoría del proceso electoral peruano. Esa gira fue ampliamente cubierta por el New York Times y CNN. Desde Lima, el analista Fernando Tuesta advirtió de un fraude electoral, coincidiendo con Alberto Vergara y Steven Levitsky desde Harvard. La abogada Rosa María Palacios exigió que el JNE no proclame a Keiko Fujimori “hasta que el último voto no haya sido revisado”. 

TAGS RELACIONADOS