Módulos Temas Día

El futuro comienza su existencia como disonancia. Surge como imágenes fragmentadas que no encajan en el presente. En el Brasil, esas disonancias son los grupos de jóvenes que están emergiendo a la vida pública con un discurso nuevo, cuestionando la mentalidad política que domina el país desde 1930.

Hasta pocos años atrás, las voces no socialistas, defensoras de la economía de mercado, estaban reducidas a los institutos liberales y a algunos pocos intelectuales y cátedras universitarias. Los medios estaban absolutamente dominados por el discurso socializante, y discordar de ese discurso significaba el ostracismo.

Con la visibilidad de la corrupción, por Lava Jato, y la crisis del gobierno de Dilma Rousseff, surgieron grupos juveniles que asumieron el liderazgo de una lucha que terminó en la salida de Dilma. Algunos de sus principales líderes recién han cumplido 20, y la gran mayoría de sus miembros tiene menos de 30 años.

Ejemplos de esos grupos son: el Movimento Brasil Livre (Movimiento Brasil Libre), Vem Pra Rua (Vamos a la Calle) y Terraço Econômico (Azotea Económica). Esos grupos son liberales en lo económico, aunque el primero es conservador en lo social.

Esos grupos son la imagen visible de un movimiento social mucho más amplio, y representan una ruptura generacional con la actual élite política de Brasil. Esto es algo que solo había ocurrido en los años 60, cuando surgieron los líderes políticos que hoy gobiernan el país.

Esta nueva generación aún no amenaza el núcleo del poder tradicional. Sin embargo, sus iniciativas y su influencia en los medios ya comienzan a evidenciar una nueva forma de hacer política en el país.

Tags Relacionados:

Dilma Rousseff

Brasil

Leer comentarios ( )