CADE visto desde dentro

CADE 2018

Las mesas de exposición y debate inician desde las 9 a.m. en en el segundo día de CADE Ejecutivos 2018. (Foto: Alessandro Currarino/GEC)

CADE visto desde dentro. (Foto: Alessandro Currarino/GEC)

Patricia Teullet
Patricia Teullet

Según muchos, la CADE es “la reunión de los empresarios para ganar más dinero quitando derechos a los trabajadores”. Los empresarios no son especialmente simpáticos, ni siquiera cuando intentan reconocer su responsabilidad y comprometerse a mejorar. ¿Falta de empatía? ¿Ya no se les cree? ¿No comunican o no se esfuerzan lo suficiente?

Pero lo cierto es que CADE hace ver al Perú como un gran proyecto cuyo éxito se refleja en indicadores y plantea propuestas para mejorar como nación. Intentemos que algunas imágenes ilustren los diagnósticos y propuestas de esta CADE.

Otro joven murió encerrado en un incendio. Sintamos el dolor de esta muerte tan cruel como evitable si no hubiera informalidad, si las leyes se cumplieran y se fiscalizara y sancionase a quienes no lo hicieran. Eso busca CADE.

Miles de mujeres sufren de abuso y cientos mueren víctimas de sus parejas cada año. Propuestas de protección y equidad de género. Eso planteó CADE.
Presos sin sentencia e inocentes que pasan años encerrados porque tenemos un Poder Judicial podrido. CADE abordó frontalmente la urgencia de cambiar para que realmente se haga justicia.

Cuando propone el uso de tecnología y alianzas público-privadas en atención médica, CADE busca que nadie muera de peritonitis esperando dentro del mismo hospital sin recibir atención, y que los bebés no mueran de neumonía, mientras las autoridades responsables se entretienen discutiendo obesidad.

Porque cada falla del Estado y cada falla de la empresa impacta sobre la vida de las personas es que se requiere el espacio de debate y reflexión que CADE ofrece.

Tags Relacionados:

CADE

Ir a portada