Un simple adiós

Pablo Secada (Luis Centurión/Perú21)

Pablo Secada (Luis Centurión/Perú21)

Un simple adiós. (Luis Centurión/Perú21)

Pablo Secada (Luis Centurión/Perú21)

Pablo Secada
Pablo Secada

Le agradezco a Perú21 por haberme dado la oportunidad de compartir cierta información y algunas ideas con ustedes en estos años. Trabajé 14 años en políticas públicas, en el IPE, MEF, Congreso y la Municipalidad. Hace ocho años fundamos una boutique de asesoría financiera, a la que me dedico casi exclusivamente en los últimos dos años. Prefiero concentrarme aún más en esto.

La integración de los migrantes, el colapso de la República Aristocrática y las reformas de mercado de 1990-94 nos permiten ser optimistas. La precariedad institucional, la búsqueda de rentas, el narcotráfico y otras actividades ilegales que están entrelazadas con la política, por el contrario, frenan nuestro desarrollo. Los hermanos Iñigo, sobrinos nietos de los hermanos Nemesio y Pedro Guizado, peruanos ilustres, fundadores de Gamarra, deben ser lo más parecido a lo que queremos. Es decir, descendientes de migrantes de buena fe involucrados en política.
Cuando se asesoren mejor y sean más, superaremos los traumas de la invasión y la guerra del Pacífico. Nosotros somos los únicos responsables de no ser país aún. Nadie nos parará entonces.

Estoy seguro de que reconoceremos que la diversidad es nuestro mayor activo, y la biotecnología, nuestra mayor riqueza. Discriminar mucho menos será necesario. Espero estar listo para seguir poniendo mi granito de arena y contribuir a que la transición en la que estamos termine. Ahora corresponde tratar de capitalizar y traer menos sobresaltos a la familia, a la que expuse más de lo usual hace cuatro años ya.

Les agradezco por su atención y sus comentarios. Espero haber ayudado a que entendamos mejor qué pasa en realidad, adónde vamos y por qué tenemos que ser optimistas. Debemos participar mucho más: las mafias no se rendirán y pasarán a integrarse al país que queremos y seremos.

Tags Relacionados:

Perú21

Pablo Secada

Ir a portada