Nadie se rinda

“Una personalidad violenta, un agresor, debe ser tachado moralmente por la sociedad”.

En la provincia de Puno se han registrado 500 casos de violencia de género en lo que va del 2016. (Perú21)

Lorena Álvarez

Mónica Delta
Mónica Delta

La valentía de cada mujer que denuncia a su agresor hay que defenderla y celebrarla. No es nada fácil tomar esa decisión. Las razones son muchas, pero hay una fundamental. Muchas mujeres no alcanzan a comprender por qué quien dice amarlas las agrede, las menosprecia, las golpea.

Por desdicha, en una realidad tan desigual como la nuestra, es un imperativo seguir motivando la denuncia ante cualquier acto violento de la pareja para visibilizar el tremendo drama de vivir en una sociedad donde sigue siendo muy difícil romper los moldes machistas. En el Perú de hoy, vemos cada vez más mujeres profesionales exitosas, ocupando puestos de toma de decisiones, pero, paradójicamente, todavía hay muchos y muchas que definen a los hombres como jefes del hogar, los que ponen la disciplina en casa, y consideran que las mujeres primero deben ser esposas, amas de casa, y después, pensar en alcanzar algún sueño personal.

Mi llamado es siempre a no darse por vencida. Sigamos en la lucha, hablemos en voz alta y señalemos con dedo acusador a quien se atreve a agredir a una mujer. Salir de los esquemas machistas implica educar a los niños en la IGUALDAD y el RESPETO. Así como hoy sentimos un sentimiento unificador y no perdemos las esperanzas de ver triunfar a nuestra selección en un partido frente a Argentina, seamos capaces de unirnos para condenar cualquier acto de violencia evitando coartadas vergonzosas y subalternas.

Una personalidad violenta, un agresor, sea quien sea, capitán o paje, debe ser tachado moralmente por la sociedad más allá de lo que la justicia está obligada a hacer.

Insistamos en resaltar el coraje de cada mujer que se levanta de una agresión y es capaz de denunciar a aquel que, en nombre del amor, le pega. De hecho, de amor no tiene nada. Es solo una excusa para ejercer el poder. Aquí solo cabe un grito, un solo aliento: QUE NADIE SE RINDA, NO ESTÉN SOLAS!! #NosHacemosCargo.

Tags Relacionados:

Violencia de género

Ir a portada