Burocracia que mata

Ministerio de la Mujer (USI)

Ministerio de la Mujer (USI)

Burocracia que mata. (USI)

Ministerio de la Mujer (USI)

Mónica Delta
Mónica Delta

Más de 20 años han pasado desde la creación del Ministerio de la Mujer. Desde entonces, 20 ministras han dirigido el portafolio. En la evaluación, salvo María Luisa Cuculiza, con un estilo del que podemos discrepar pero manteniendo en la agenda la lucha contra la violencia, poco o nada se ha logrado. Hoy, lo que tenemos en el calendario diario es la muerte de más mujeres, por el delito de ser mujer, y la crueldad para violentar, golpear y matar mujeres se ha multiplicado. Tras la muerte de Eyvi Ágreda, con el agravante del desafortunado comentario presidencial del ‘designio de la vida’, Vizcarra ha decidido declarar de interés nacional la lucha contra la violencia de género aunque sin pronunciar la palabrita que saca roncha a los más conservadores.

Sin embargo, consideramos que debe haber una reforma profunda, una cirugía mayor en el actual Ministerio de la Mujer. No está funcionando. Está inundado de un espíritu burocrático y no existe la firmeza de mantener la atención sobre este tema fundamental, al menos, para la mitad de la población nacional, porque somos mujeres.

El Perú es el tercer país del mundo en violencia sexual, junto a dos africanos. Somos el quinto país más peligroso para las mujeres. El presidente Martín Vizcarra ha prometido dedicación y desvelo para disminuir la violencia contra las peruanas. Debe aprovechar por hacer varios cambios ministeriales, además de la anunciada renuncia del titular de Economía, también los ministerios de la Mujer y el Midis necesitan cambios profundos. Han pasado 10 semanas desde el inicio de su gobierno, y lo que se percibe es que está cediendo a presiones sociales, entendiéndose como debilidad. ¡Eso es pésimo!

Por eso, firmeza, experiencia, decisión sin miedos, reformas necesarias son las herramientas para liderar a un Perú hambriento de victorias. No se puede pretender contentar a todos. La Agenda Mujer no puede ser postergada. Es de vida o muerte, señor presidente.

Ir a portada