Findex

Índice de dolarización de los préstamos del sistema financiero se está reduciendo. (USI)

Rendimiento sigue siendo mayor a otros instrumentos en el sistema financiero.

Carolina Trivelli
Carolina Trivelli

Salió el Findex 2017, que mide los avances en inclusión financiera en 140 países. El resultado: avanzamos, pero falta. Aún 1,700 millones de personas en el mundo no acceden al sistema financiero.

En América Latina, los avances fueron decepcionantes. A pesar de que buena parte de los países tiene planes y estrategias de inclusión financiera, no se ha logrado mucho en los tres últimos años.

En la región pasamos de 51% de adultos con al menos una cuenta en 2014 a 54% en 2017. El porcentaje que la usa, ahorra en una entidad financiera o tiene un crédito formal se encuentra prácticamente estancado. El uso de medios digitales es lo único que mejora.

En el Perú hay avances y retrocesos. Pasamos de 29% de adultos con cuenta a 43%, un avance importante, pero podríamos haber logrado mucho más. Seguimos rezagados frente a nuestros países vecinos.

También mantenemos bajos niveles de uso. El 40% respondió que ahorró algo de dinero en el último año, pero solo el 8% lo hizo en una entidad financiera. En crédito formal nos va mejor. El 16% tuvo un crédito de una entidad financiera. El uso de Internet para realizar pagos y compras se duplicó entre los años 2014 y 2017, pero todavía es un medio usado solo por el 7% de los peruanos.

Donde sí urge actuar es en la distribución de estos pocos avances. La brecha de género que ya era alta, y esta vez ha crecido. Si el 43% tiene una cuenta, es porque el 51% de los hombres la tiene y solo 34% de las mujeres posee una. La brecha es de 17 puntos, casi el doble que el promedio de la región (nueve puntos) y más del doble del promedio mundial (siete puntos).

Tenemos un problema que crece. Inaceptable. Vamos al revés que el resto del mundo. Urge tomar acciones. Volveremos sobre esto.

Ir a portada