Ni corruptos ni extremistas

“(...)olvidó el deslinde con la xenofobia, los corruptos y los violentistas que se suben al coche”.

Ni corruptos ni extremistas

Ni corruptos ni extremistas

Ni corruptos ni extremistas

Carlos Tapia
Carlos Tapia

Así como hace cinco años, sectores de la izquierda se reúnen para ponerse de acuerdo en el camino de la unidad. Soy testigo presencial de lo sucedido entonces. Se conformó una mesa para elaborar la agenda de la discusión, que se llevó a cabo en una veintena de sesiones entre los representantes designados y un par de sesiones de delegados nacionales. Fueron aprobados los documentos del programa unitario en larguísimas reuniones durante más de un año.

Se hicieron parrilladas para sacar fondos. Se acordó el nombre de “Frente Amplio” y la decisión del símbolo, lo que nos ocupó dos sesiones. Se decidió por las letras de FA al interior de una flor. Perdió la propuesta de una bandera roja con letras blancas de FA. Fue en el local de CxC ubicado en La Colmena. Todos recordamos cómo después terminaron las cosas.

Sin embargo, se consiguió la “votación universal, directa y secreta” para la nominación de la candidatura presidencial, conquista que difícilmente podrá ser dejada de lado. Verónika Mendoza, con apoyo de otros sectores de la izquierda, fue elegida, reconociéndose su legitimidad a nivel nacional. No se pasó a la segunda vuelta porque Goyo Santos prefirió lanzarse como candidato de los fonavistas.

En la reunión de un sector de la izquierda, el sábado 26 de enero en Huancayo, contó con sus dirigentes y una concurrencia principalmente de bases de la región. Se aprobó la declaración a favor de una Asamblea Constituyente. Aunque faltó la presencia de otros sectores, como fue recordado en la intervención de Verónika Mendoza.

El llamamiento a no excluir a nadie por matices ideológicos, correcto en principio, olvidó el deslinde con la xenofobia, los corruptos y los violentistas que se suben al coche.

Tags Relacionados:

Izquierda

Frente Amplio

Ir a portada