Bolivia, Bolivia… (Foto: EFE)
Bolivia, Bolivia… (Foto: EFE)

En 1982, habiendo ganado Siles Suazo las elecciones en Bolivia, se invitó a IU para asistir a su juramentación. Acompañando a Alfonso Barrantes, un grupo de sus dirigentes, entre los que me encontraba, viajamos a La Paz. Me llamaron la atención los militantes armados con antiguos fusiles resguardando la seguridad. Así, luego de informarme, comprendí la realidad del hermano país. Posteriormente, asistí a un seminario de sus FF.AA. acerca de SL.

Después de la guerra con Paraguay 1932-35, Bolivia sufrió sucesivos golpes militares. El sistema económico-social permaneció bajo el control de los dueños de las minas de estaño y de latifundistas. La mayoría de la población, formada por indígenas, campesinos y obreros, eran marginales (“intrusos”), 65% de analfabetos y no votaban.

La clara división en clases era una caldera hirviendo ante esta precaria gobernabilidad. Así, en julio de 1946, cuando gobernaba Gualberto Villarroel, militar progresista, apoyado por el MNR de Paz Estensoro y los obreros organizados, una turba incitada y organizada por los dueños de las minas asaltó el palacio de gobierno, mató al presidente y lo colgó en la plaza Murillo. Víctor Paz Estensoro ganó las elecciones de 1951 y los militares le impidieron tomar el poder.

En 1952, una violenta protesta popular dio inicio a la “Revolución Nacional” en apoyo a Paz Estensoro. Asaltaron los cuarteles. Se disolvió el Ejército y se formaron milicias armadas. Ya en el poder, Paz Estensoro hizo la reforma agraria y nacionalizó las minas. Se concedió voto a las mujeres y analfabetos. Organizó un nuevo Ejército. Fue presidente en tres periodos, hubo golpe cuando se reeligió (1964). Por último, en su periodo 1985-90, giró al neoliberalismo retrocediendo en sus reformas iniciales.

Hasta que llegó Evo, y después también el golpe.

TAGS RELACIONADOS