Módulos Temas Día
Carlos Parodi
Carlos Parodi

Todos los gobiernos necesitan dinero para poder gastar y la mayoría del mismo proviene de los impuestos que pagamos. El indicador más usado para medirlos se denomina presión tributaria y mide qué porcentaje del valor de la producción (PBI) es recaudado por el gobierno. Se entiende que, cuanto mayor sea la presión tributaria, más dinero tiene el gobierno para gastar.
Islandia presenta el valor más alto del mundo: 51.6%, lo que significa que si en ese país todos pagan impuestos, entonces, en promedio a cada trabajador se le retiene la mitad en impuestos. ¿Es mucho o poco? Pues depende de cómo use el gobierno lo recaudado; si esa cifra implica excelentes servicios básicos sin que se tenga que hacer pago alguno (pues ya se pagó como impuestos), entonces no hay problema. Siguen Francia (47.8%), Dinamarca (47.4%), Bélgica (46%) y Suecia (44.5%).

Los países con menor presión tributaria del mundo son Congo (10.8%), Indonesia (11.8%), Guatemala (12.4%), Uganda (12.5%) y Perú (13%).
Esto significa que, con lo que el gobierno peruano recauda, es muy poco lo que puede hacer, aun asumiendo que se gaste bien. Es urgente elevar la presión tributaria, al menos, al promedio de América Latina, que bordea el 22%. Como dato adicional, en los países avanzados, la presión tributaria promedio es 35%.

¿Tiene sentido que, con esa cifra, aumentemos las exoneraciones tributarias? Me parece que no, como tampoco lo tiene que los pocos que pagamos impuestos lo hagamos a tasas muy altas.

El objetivo, aunque suene a frase hecha, debe ser ampliar la base de los contribuyentes y reducir al mínimo posible las exoneraciones. Algunas preguntas para la agenda: ¿Por qué no se amplía la base? ¿Por qué solo una minoría paga impuestos? ¿Por qué existe tanta evasión tributaria? ¿No somos capaces de poner orden?

Tags Relacionados:

Tributos

Dinero

PBI

Leer comentarios ( )