Módulos Temas Día

Fuerza autoritaria

Fuerza Popular (Renzo Salazar)

Congresistas de Fuerza Popular defiende a su lideresa, Keiko Fujimori. (Renzo Salazar)

Congresistas de Fuerza Popular defiende a su lideresa, Keiko Fujimori. (Renzo Salazar)

Congresistas de Fuerza Popular defiende a su lideresa, Keiko Fujimori. (Renzo Salazar)

Arturo Maldonado
Arturo Maldonado

Fuerza Popular ha mostrado esa vena autoritaria noventera en estos últimos días. Han usado su poder para abalanzarse contra el Tribunal Constitucional, contra la Fiscalía y contra un medio de comunicación, todas instituciones que aseguran los checks and balances necesarios de un sistema democrático. Ese estilo, sin embargo, no es patrimonio exclusivo del fujimorismo, ni de la derecha, pues se puede rastrear opciones similares en todo el espectro ideológico. Basta recordar a Maduro en Venezuela o a Correa en Ecuador.

Esta forma de ejercer el poder es seductora para una parte de la población que exige liderazgos fuertes y que se somete a la autoridad a cambio de seguridad y orden. Según investigación reciente, sabemos que este grupo poblacional que valora la mano dura vota a líderes que socavan las instituciones liberales, pero solo de derecha. El voto hacia líderes autoritarios de izquierda estaría marcado por otros factores, pero no por el autoritarismo de los ciudadanos.

En el Perú, el autoritarismo es extendido en la población. Es un bolsón electoral atractivo y que puede inclinar la balanza electoral. Además, es una corriente mundial que viene combinada con populismo. Opciones de derecha autoritaria y populista, entonces, tendrían un margen interesante en 2021. Keiko Fujimori sería la representante natural de esa corriente y, al parecer, esa es la carta que está jugando. Como varios analistas han mencionado, Keiko Fujimori parece querer ser una versión local de Trump. Ese camino no está libre de obstáculos. El más importante es que ser una candidata de derecha autoritaria y populista no basta. Es necesaria esa cuota de carisma que le falta a la lideresa de Fuerza Popular. Es decir, el perfil requiere no solo parecerse a Trump, sino evitar ser Hillary Clinton, candidata que tuvo que escribir un libro para procesar el hecho de que la gente no la quería.

Leer comentarios ()