Arturo Maldonado: Técnicos o políticos (USI)
Arturo Maldonado: Técnicos o políticos (USI)

Ante la actual crisis motivada por la descontrolada huelga de maestros, muchas voces piden que más cargos en el Ejecutivo sean manejados por políticos y menos por técnicos. Se indica que manejar el Estado es diferente a manejar una empresa. Incluso, se los acusa de gestores de intereses privados.

Si bien la capacidad tecnocrática ha mostrado un claro límite en el manejo de la cosa pública, la solución mágica de convocar políticos para que se hagan cargo deja más dudas que certezas.

Ante la situación de la ministra Martens, los partidos con más experiencia política, como el aprista o el fujimorista, piden su renuncia. Se sugiere que sea reemplazada por un profesional con perfil político. Sin embargo, la experiencia de estos mismos partidos ubicando gente en cargos importantes no es de las mejores.

Ahora vemos resucitar a Idel Vexler en entrevistas y leemos cómo Alan García se despacha dando consejos y recordando la gestión del cuestionado Chang. Sin embargo, en el último gobierno aprista, el salario anual docente cayó, a pesar de los vientos a favor. Así se manejó la educación en el gobierno del partido con los políticos más experimentados.

El fujimorismo, por su parte, aprovecha la crisis para jalar agua para su molino. Este compromiso con la educación es circunstancial. Cuando se tienen que tomar decisiones para apoyar el proceso educativo, como por ejemplo decidir quién va a presidir la Comisión de Educación del Congreso, la bancada naranja decidió darle el encargo a un cuestionado Lucio Ávila en el primer año. ¿Esos serían los políticos en el Ejecutivo en un eventual gobierno naranja?

Escapar del (falso) dilema entre técnicos y políticos equivale a buscar políticos serios cuyo manejo técnico los aleje del populismo y de los grandes intereses. O buscar técnicos con experiencia de la vasta realidad política nacional, aquella que va más allá de Lima y de los títulos universitarios.

TAGS RELACIONADOS