Teodoro Petkoff. (Getty)
Teodoro Petkoff. (Getty)

En un continente en donde presidentes de izquierda moderada, como Michel Bachelet o Dilma Rousseff, visitaban en La Habana al tirano Fidel Castro, o en donde buena parte de los miembros de partidos de izquierda aún veneran al violento Che Guevara, el legado del recién fallecido político y periodista venezolano Teodoro Petkoff es digno de aprender y emular por quien se autoproclame socialdemócrata.

En su columna en el New York Times, el diplomático mexicano Jorge G. Castañeda señaló que “pocos personajes de la historia de la izquierda latinoamericana afectaron y reflejaron la evolución de la misma a lo largo de los últimos sesenta años como Teodoro Petkoff. Falleció en Caracas a los 86 años, después de una larguísima trayectoria tras recorrer todos los meandros de esa izquierda de América Latina, desde la guerrilla castrista hasta los peores excesos del chavismo, convirtiéndose en un símbolo de la nueva izquierda: democrática, independiente de Moscú y de La Habana, moderna y globalizada”.

El quiebre de Petkoff con la izquierda radical se dio en 1968 con la Primavera de Praga, cuando los tanques soviéticos entraron a Checoslovaquia a poner fin al experimento de ese gobierno comunista. Un año después, Teodoro escribe en la clandestinidad Checoslovaquia: el socialismo como problema que en 1970 es censurado. En 1971, funda el Movimiento al Socialismo y advirtió al partido que no apoyara al golpista Chávez; por eso fue expulsado. Luego, como periodista, la dictadura también le hizo la vida imposible.

Hay mucho que aprender de este eterno disidente. Por eso, todo el que se considere demócrata de izquierda y no logra cuestionar a dictaduras como las de Venezuela, Nicaragua y Cuba, debe leer la biografía y obra de Petkoff.

TAGS RELACIONADOS