Alemania: Paneles con los rostros de Martin Schulz y Angela Merkel. (Foto: AFP)
Alemania: Paneles con los rostros de Martin Schulz y Angela Merkel. (Foto: AFP)

A pesar de tener los mejores sistemas de salud universal, varios países de Europa están colapsando en cuanto a la cantidad y calidad de la atención de los enfermos del COVID-19, pero aun así, están cumpliendo sus cronogramas electorales.

Portugal resalta como un “paraíso” de estabilidad política con la reciente reelección, por voto popular, del presidente Marcelo Rebelo de Sousa quien obtuvo el 61% de los votos, con lo cual se mantendrá la cohabitación ideológica conservadora, que él representa, junto al primer ministro del partido socialista, António Costa, que está percibida por la mayoría de sus habitantes como atípica, pero funcional, sobre todo por la excelente relación de ambos. Como en Francia, Portugal es un sistema semi presidencialista en el cual el presidente comparte ciertos poderes con el Primer Ministro, lo cual no ocurre en los sistemas parlamentarios en donde solo el PM tiene el mando, y los presidentes son figuras protocolares.

Otro país que se enrumba a una elección en septiembre es Alemania, que se prepara para la época post-Merkel, la gobernante germana más admirada del continente y quizá del mundo, por su eficiencia, y sobre todo, ‘sensatez y sentimientos’(¡con permiso de la autora de una novela con ese título, Jane Austin!). La PM germana oficializó su retiro de la presidencia del partido social cristiano (CDU) hace pocos días, recibiendo una larga ovación, dando paso a su anunciado retiro.

Por ahora, el CDU será presidido por el centrista Amin Laschet que busca un sucesor a la altura de Ángela, quien deja la valla alta, no solo en el manejo de la pandemia, para quien herede su legado de 16 años como gran conciliadora entre los alemanes y defensora de la UE.

TAGS RELACIONADOS