"(...) San Pedro me recibirá allá arriba y me dirá: Pedro Pablo, tú has actuado bien. Yo lo sé", agregó PPK. (Getty)
"(...) San Pedro me recibirá allá arriba y me dirá: Pedro Pablo, tú has actuado bien. Yo lo sé", agregó PPK. (Getty)

Desde hace meses, a raíz del caso Lava Jato, se debate y sufre los vaivenes de una eventual vacancia del presidente Kuczynski. Ello no es bueno porque genera inestabilidad política y retrae consumo e inversión. Las consecuencias económicas están a la vista. Los políticos discuten aspectos legales, políticos, pero “en la calle” la gente quiere trabajar y tener más dinero en su bolsillo. Se ha presentado la segunda solicitud de vacancia luego de un fallido intento en diciembre.

¿Cuáles son los nuevos elementos desde el último proceso de vacancia? No se pueden juzgar dos veces los mismos hechos. PPK negó cualquier relación con Odebrecht, lo que no es cierto, y mintió. Ha sido poco prolijo con el manejo de sus cuentas, pero ninguno de los pagos hasta hoy califica de “coima”. Sepúlveda dijo que gestionó contrato con Odebrecht sin intervención de PPK como ministro, pero habría un claro conflicto de intereses. Siendo condenable y sin justificar la falta, los hechos ocurrieron antes de ser presidente. Activar la vacancia por incapacidad moral permanente podría ser un arma de doble filo a futuro si no está bien sustentada.

¿La vacancia busca la gobernabilidad con Vizcarra, prolongar el desgobierno hasta 2021 o adelantar elecciones? ¿Es la solicitud de vacancia una secuela de la derrota electoral no digerida por FP o el que PPK haya acogido con beneplácito a Kenji? Por el lado de la izquierda, es el indulto a AF lo que los mueve.

Si no se logra la vacancia, ¿cómo quedarían los impulsores? FP sufriría un segundo traspié, habiendo perdido 14 congresistas.

El presidente y el Congreso tienen bajísima aprobación: 19% vs. 14%. Turbulencias políticas dañan a ambos, 58% está a favor de vacancia, pero el 81% de encuestados no sabe cómo se llama el primer vicepresidente. No aparece un claro ganador con la vacancia pero sí un perdedor: el Perú.