El presidente Pedro Pablo Kuczynski junto a la premier Mercedes Aráoz cuando la también juramentó en dicho cargo. (Perú21)
El presidente Pedro Pablo Kuczynski junto a la premier Mercedes Aráoz cuando la también juramentó en dicho cargo. (Perú21)

Tras la denegación de la confianza solicitada por Zavala, la segunda vicepresidenta asumió el premierato y, con ella, seis ministros nuevos. La disposición de PPK de no tener congresistas ministros para no debilitar su bancada quedó en el pasado; hay varios casos: Aráoz, Bruce, Olaechea y Choquehuanca. Meche debe demostrar su pericia política. Inició convocando al diálogo a las diferentes bancadas. Con el fujimorismo tuvo un duro intercambio de palabras en campaña, siendo difícil que ello quede en el olvido; sin embargo, ha tenido oportunidad de amortiguar el efecto y mejorar la relación.

Un mayor número de congresistas ministros ayuda al relacionamiento con el Parlamento. Meche tiene una bala de oro, no queda ninguna denegatoria de voto de confianza, bajo el riesgo de la disolución del Congreso y nuevas elecciones, potestad del presidente.

El cabildeo de Aráoz ante las diferentes bancadas solicitando facultades no garantiza su otorgamiento ni la salva de una revisión exhaustiva. Zavala también las solicitó. Hábito que no debe hacerse costumbre, al Parlamento no le gusta delegar su facultad de legislar.

Con los cambios en la Autoridad de la Reconstrucción y en el INEI, la premier asumirá más responsabilidad. Quispe reúne el perfil adecuado para la reconstrucción sin tanta exposición mediática. Pero uno de los desafíos de Aráoz será aprovechar los buenos vientos económicos y potenciar la reactivación. Con el Mundial –“sí vamos”– y el Papa, vientos soplan a favor.
El gabinete Aráoz ha permitido una tercera luna de miel al gobierno.