Desde hoy y hasta el martes, no se saldrá a la mar y el pescado puede costar más, señala el columnista.
Desde hoy y hasta el martes, no se saldrá a la mar y el pescado puede costar más, señala el columnista.

Una de las virtudes del gran avance en capacidad de procesamiento de datos es el desarrollo de magníficos y muy detallados programas de cómputo que simulan las condiciones climáticas y meteorológicas. En virtud de esto último, hoy se puede anticipar el impacto que determinadas tormentas –que suelen presentarse en el Pacífico Sur ocasionalmente– son capaces de producir en forma de oleaje en los días subsiguientes a su gestación, en toda nuestra extensión costera.

En concreto, a partir de esta tarde, una secuencia de oleajes de creciente intensidad irán golpeando la costa hasta hacerse particularmente fuertes entre mañana y el lunes.

Estamos esperando la mayor crecida de 2021. Como agravante: la altitud y frecuencia de las olas. Para los tablistas –en particular los que suelen participar de nuestra emblemática ola de Pico Alto–, es un fin de semana de alta adrenalina.

Como atenuante, esta crecida no vendrá acompañada de las mayores mareas del mes; eso aminora los daños por inundación costera en la infraestructura litoral.

Ciertamente desde hoy y hasta el martes, no se saldrá a la mar y el pescado puede costar más. A partir del miércoles todo volverá a la normalidad.