Este 2021 tendremos producciones récord o casi récord desde el arroz hasta los arándanos pasando por las paltas, señala el columnista.
Este 2021 tendremos producciones récord o casi récord desde el arroz hasta los arándanos pasando por las paltas, señala el columnista.

Una muy saludable temporada de lluvias es aquella que suele darse en un escenario de La Niña. Salvo contadas excepciones en el norte del país, los años de La Niña han sido generosos en lluvias en la sierra peruana. Esto último favorece el riego en los valles de la costa donde se produce el grueso de nuestra producción hortofrutícola de consumo local y de exportación.

Este 2021 tendremos producciones récord o casi récord desde el arroz hasta los arándanos pasando por las paltas. Y esto es posible por la combinación de mayores áreas de siembra y ciertamente la disponibilidad de agua para riego.

En los veranos de La Niña –y el de 2021 lo fue– suele no solo ser abundante la temporada de lluvias, sino, más aun, extenderse hasta bien adentrado el otoño.

Tanto es así que hemos estado observando caudales muy altos durante la primera quincena de abril en casi toda la costa. En particular en la central y la sur.

En aquellos valles donde el riego no es regulado y solo se dispone de aguas de avenida, este 2021 se tendrá agua hasta mayo.

Una buena noticia en medio de la profunda crisis sanitaria y de confianza en la que nos encontramos sumidos en estos tiempos tan difíciles.