La Tierra está consolidando su temperatura superficial cerca de 1.0°C por encima de la temperatura media del siglo XX, dice el columnista. (Foto: AP)
La Tierra está consolidando su temperatura superficial cerca de 1.0°C por encima de la temperatura media del siglo XX, dice el columnista. (Foto: AP)

Nadie se levanta en las mañanas pensando en las consecuencias del cambio climático. A ninguna autoridad le importa el tema en su real importancia a menos que haya una elección o un discurso de por medio.

Así ha sido y así viene siendo. A pesar del enorme gasto que se hace en entenderlo y en tratar de mitigarlo. Las prioridades son otras.

A pesar de la pandemia y de los recortes en la actividad humana este año, los principales indicadores del impacto de la actividad humana en el clima no se han inmutado.

La concentración de CO2 en el aire ha crecido 40% desde la revolución industrial y 25% desde 1958. Este 2020 volveremos a superar las marcas históricas en concentración de ese y otros gases de efecto invernadero.

En consecuencia, la temperatura aumenta. El hemisferio norte acaba de concluir su verano más cálido desde que hay registros. No solo eso. A pesar de que La Niña está enfriando el Pacífico tropical, los océanos del mundo han registrado en agosto su segundo mes más cálido jamás observado.

La Tierra está consolidando su temperatura superficial cerca de 1.0°C por encima de la temperatura media del siglo XX. Para todo un planeta, es una cifra considerable.

TAGS RELACIONADOS