Solito se jaranea. En Lurín, el presidente aprovechó la ocasión para meter codazos a sus opositores. (Rafael Cornejo)
Solito se jaranea. En Lurín, el presidente aprovechó la ocasión para meter codazos a sus opositores. (Rafael Cornejo)

Sigue el enfrentamiento. El presidente Ollanta Humala y el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, se sumaron a las críticas al gobierno de Alan García y al fujimorismo, que ya habían iniciado, desde hace dos días, el premier Juan Jiménez y la vicepresidenta Marisol Espinoza.

Como se recuerda, Jiménez señaló que hay que tener "autoridad" (en alusión a García) para cuestionar a esta gestión, y acusó al gobierno aprista de dejar obras paralizadas –por problemas con los proveedores debido a malos manejos– por S/.1,700 millones.

Una situación que no solamente generó una respuesta inmediata de los congresistas Mauricio Mulder y Javier Velásquez Quesquén sino también una 'invitación' de los apristas al oficialismo para debatir y comparar la efectividad de sus respectivos gobiernos en los dos primeros años.

OBRAS "TRABADAS"Ayer, en Lurín, el presidente de la República comentó que todos los cuestionamientos de los detractores de su gobierno –y hasta de sus excolaboradores, como el expremier Salomón Lerner– son respetables, pero inmediatamente enfiló sus baterías hacia la gestión de su antecesor.

"Estamos impulsando el destrabe de un conjunto de obras que han estado detenidas durante muchos años porque se plantearon mal las cosas", indicó Humala.

El mandatario también se refirió a las instalaciones que fueron inauguradas a finales del último periodo aprista sin estar operativas. "Se han inaugurado centros hospitalarios que estaban trabados porque, simplemente, se hicieron inauguraciones apuradas", expresó el jefe de Estado durante la entrega de un conjunto de viviendas al personal subalterno de la Marina.

NI A PARÍS NI A TOKIOPor su parte, el titular de Defensa, Pedro Cateriano, calificó a los críticos de este gobierno (apristas y fujimoristas) como "arcangélicos adversarios".

Manifestó que "en medio de la vorágine política, donde nuestros 'arcangélicos adversarios' nos dicen que no trabajamos, es una satisfacción personal mostrar obras".

El ministro aseveró, igualmente, que las obras de este régimen nacen de los "recursos bien ganados".

Además, "acá la gente no aspira a tener un departamento en París (refiriéndose al expresidente aprista)".

Agregó que "la prensa" y sus "honradísimos adversarios políticos" pueden criticarlo (al Gobierno) como lo han venido haciendo hasta la fecha.

"Sin embargo, ya conocemos quiénes aspiran a vivir en Francia, quiénes aspiramos a vivir en el Perú y quiénes no nos vamos a ir ni a Tokio (en alusión al expresidente Alberto Fujimori) ni a París", subrayó Cateriano.

A su turno, la exministra aprista Mercedes Cabanillas dijo que le llama la atención que la gestión del presidente Humala focalice su agresividad en el Apra. "Este gobierno ha perdido dos años en estos pleitos y se le han ido US$2 mil millones en proyectos muy importantes", aseguró la también excongresista.

"¿Por qué lo hacen? Porque es bueno para ellos políticamente. Pero el Apra no se deja, están haciendo rugir al león. Nosotros podemos ser muy cordiales, pero tampoco aguantamos muchas pulgas", sentenció Cabanillas.

TENGA EN CUENTA

- El expresidente Alan García volvió a criticar al Gobierno en su Twitter.

- Utilizando la misma etiqueta, Presidente No Se Chupe, García comparó su gestión con la actual en el tema de la pobreza: "En nuestro gobierno, los ingresos de los más pobres crecieron el doble que los de los más ricos".

- El ministro de Defensa sostuvo ayer que "el pueblo quiere menos ataques y más obras".