notitle
notitle

Santiago Pedraglio,Opina.21En Tacna se anidan potentes sentimientos patrióticos. Simultáneamente, según diversas señales, se han ido construyendo sólidos lazos con Arica y con el norte de Chile en general. Lazos no solo comerciales sino que también representan intercambios culturales, turísticos, de servicios e incluso familiares.

Algo similar ocurría cuando se produjo el definitivo acuerdo de paz entre Perú y Ecuador. A pesar de los múltiples conflictos militares, peruanos y ecuatorianos fueron construyendo a lo largo de los años un tejido de relaciones muy potente que pudo soportar las tensiones. Esto pasó sobre todo en las poblaciones de la costa norte del Perú, en Cajamarca e incluso en el departamento de Amazonas.

A pesar de los resquemores y las desconfianzas que la historia acumula, autoridades de Tacna y Arica han dado claras muestras de que el proceso de integración entre el sur peruano y el norte chileno se consolida.

Hace solo unos días los alcaldes de Tacna y Arica suscribieron una declaración en la que llaman a recibir el fallo de La Haya en un ambiente de mesura y serenidad, con el propósito de fortalecer la cooperación entre ambas naciones: "puntualmente en Tacna y Arica, donde existe una estrecha relación que ha cobrado gran intensidad en campos como el cultural, comercial, turístico y otros servicios, ello resulta beneficioso para nuestras poblaciones, por lo que deseamos dejar constancia de nuestra firme voluntad para impulsar tal relación" (El Comercio, 9.1.14).

Hay que esperar que el fallo que se conocerá el próximo lunes 27 permita reafirmar esta voluntad de paz, cooperación e integración entre el norte chileno y el sur peruano, y por qué no, con el oeste boliviano.