El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), uruguayo Luis Almagro, brinda declaraciones a la prensa en el Palacio Presidencial en Lima, el 4 de octubre de 2022. (Foto por Cris BOURONCLE / AFP)
El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), uruguayo Luis Almagro, brinda declaraciones a la prensa en el Palacio Presidencial en Lima, el 4 de octubre de 2022. (Foto por Cris BOURONCLE / AFP)

Parecería que en esta semana poselectoral ha regresado la calma al país y estaríamos tratando de vender una imagen que no es la realidad cotidiana, la decadencia que viven los dos poderes del Estado, tanto el Ejecutivo como el Legislativo.

Evidentemente, estamos en la semana de la Asamblea de la OEA, que convoca a diferentes delegaciones de toda América y los reflectores están en torno a los temas tratados, como la desigualdad y la pobreza, sin dejar de mencionar los derechos inclusivos de las minorías expuestas, como la comunidad LGTBI.

Tal vez el mayor exabrupto ha sido los comentarios del secretario general de la OEA, Luis Almagro, para felicitar al gobierno por sus políticas públicas en el sector agrario; habría que contextualizarlo y mencionar que es un fiasco, desde la mal llamada segunda reforma agraria y ahora con el fracaso de la compra de la urea, en la que inclusive la Contraloría ha denunciado actos de corrupción.

Pero se debe entender que esto es solo un telón, que sirve como una pausa en la discusión política, porque de por medio está la imagen del Perú en juego; entonces es comprensible que se bajen los decibeles de la confrontación política, haciendo hincapié en que no se debe bajar la guardia en la lucha contra la corrupción; que no se equivoquen en el gobierno.

Otro factor de esta tensa calma es la resaca de la campaña. Después de los resultados electorales, mal que bien han sido aceptados y para el bienestar de nuestra democracia no se han repetido los gritos de fraude de parte de los candidatos perdedores de las elecciones. Entiendo que es porque algunos de “los fraudistas” ganaron las elecciones. Entonces, ahora sí validan los resultados, porque les conviene.

Finalmente, no podemos soslayar que esta semana se ha iniciado el juicio político a los ‘Niños’ del Congreso, que esperamos termine con su desafuero y se ha visto la apelación de la prisión preventiva de la cuñada del presidente, involucrada en actos de corrupción.